¿Cuáles son las consecuencias de respirar por la boca?

La función principal de la nariz es respirar, mientras que las funciones de la boca son masticar, hablar…La mayoría de personas no se detiene a pensar en cómo respira o si lo hace correctamente. Lo normal es hacerlo por la nariz, pero muchas utilizan la boca, surgiendo lo que se conoce como respiración oral o bucal.

Dentro de este grupo de personas, podemos distinguir las que respiran exclusivamente por la boca y las que lo hacen únicamente por la noche y que puede estar relacionado con algún tipo de problema, como puede ser la apnea del sueño.

La respiración bucal es una mala práctica y un problema serio que debe ser corregido con el tratamiento adecuado. Sus efectos pueden ser muy perjudiciales en la salud general, sobre todo en aquellos niños que están en pleno crecimiento.

Causas de la respiración bucal

Existen diversas causas, pero las más comunes son: alergias, asma, resfriados, problemas en el tabique nasal, pólipos sinusales, agrandamiento de las amígdalas u otros problemas de nacimiento como puede ser el paladar hendido.

Consecuencias y tratamiento

Hay una serie de problemas bucodentales que se asocian a la respiración bucal como:

  • Mal posicionamiento de la mandíbula, lo que puede causar dolor y una mordida irregular.
  • Caries, problemas de encías y mal aliento. Al respirar por la boca es normal que esta se reseque y haya menos saliva. La saliva es nuestro anticaries natural y, además, su ausencia puede provocar cambios en el PH y en el esmalte dental.
  • Otra consecuencia directa está relacionada con la morfología y es que, por lo general, estas personas tienen el labio inferior más grande que el superior.
  • Respirar y comer a la vez es una tarea complicada. Por este motivo, es normal que no se mastiquen bien los alimentos y terminen surgiendo problemas digestivos.

Si sufres este tipo de respiración, visita nuestras clínicas DentalMep. Nuestros especialistas te asesorarán y te ayudarán a que recuperes tu calidad de vida y, sobre todo, a cuidar tu salud bucodental. ¡Pregúntanos!

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *