La mordida abierta: ¿Qué es y cuáles son sus causas?

La mordida abierta es una de las responsables del mal alineamiento de los dientes cuando las mandíbulas están cerradas. Se trata de una maloclusión muy común entre la población que provoca, además de un impacto estético negativo en la sonrisa, problemas para masticar, hablar o incluso problemas respiratorios.

¿En qué consiste?

Se produce cuando una o más piezas dentales superiores no entran en contacto con las inferiores y, por tanto, jamás se puede cerrar la boca por completo. Como consecuencia, existe un espacio visible entre las mandíbulas.

La mordida abierta puede surgir por varios motivos pero, principalmente, está relacionada con malos hábitos durante la infancia como la succión del pulgar o el uso de la chupa durante un tiempo prolongado.

En otras ocasiones sus causas son distintas y tienen que ver con la genética, con problemas de la articulación temporomandibular o con la acción involuntaria de empujar los dientes con la lengua.

¿Qué tipos de mordida abierta existen?

Podemos diferenciar entre:

  • Mordida abierta anterior: es la más común y se produce cuando los dientes frontales superiores e inferiores no tienen oclusión al cerrar la boca.
  • Mordida abierta posterior: en esta ocasión, los dientes que no contactan entre ellos son los posteriores o traseros.

Sea cual sea la causa y el tipo que mordida que presentemos, el primer paso para ponerle solución es visitar nuestra clínica dental. Nuestros odontólogos harán un estudio pormenorizado para saber qué tipo de tratamiento necesitas para volver a recuperar tu sonrisa.

En la mayoría de casos, el tratamiento de ortodoncia invisible es suficiente para alinear correctamente los dientes pero, en los casos más graves, puede ser necesaria la realización de una cirugía maxilofacial.

Si tienes cualquier duda o necesitas más información, te animamos a visitar cualquiera de nuestras clínicas en El Médano o el Puertito de Güímar.

¿Qué es la sobremordida?

La sobremordida es uno de los problemas de maloclusión dental que más se repite cada día. Se caracteriza porque los dientes superiores frontales sobresalen sobre los dientes inferiores y los cubren.

En la mayoría de ocasiones, se trata de un problema de oclusión tipo II, donde el maxilar tiene una posición adelantada respecto a la mandíbula.

Además, suele ser una condición hereditaria y transmitirse entre diferentes generaciones. En otras ocasiones, puede deberse a otros motivos como el uso de la chupa durante un tiempo prolongado o el mal hábito de chuparse el dedo.

La sobremordida puede presentar diversos grados, pero se considera profunda cuando los dientes superiores cubren, al menos, un tercio de los inferiores.

Consecuencias de la sobremordida

  • Apiñamiento en incisivos y/o caninos (colmillos) superiores.
  • Mayor probabilidad de sufrir una enfermedad periodontal por la dificultad para mantener una correcta higiene.
  • Mayor probabilidad de padecer caries debido al apiñamiento, que dificulta la higiene bucodental.
  • Mayor probabilidad de padecer bruxismo y desgastes en los dientes, por la tensión a la que se enfrenta la mandíbula.
  • Problemas estéticos: alteraciones en la cara, ya que se acorta.
  • Problemas asociados al habla, respiratorios o deficiencias de masticación.

¿Tiene tratamiento?

Con un buen tratamiento odontológico se puede corregir fácilmente. Una de las soluciones más comunes es la ortodoncia invisible cuyos alineadores a medida van modificando la posición de los dientes de una forma gradual.

Sin embargo, cuando la causa de la maloclusión es esquelética, es necesario recurrir la cirugía.

En cualquier caso, te recomendamos visitar cualquiera de nuestras clínicas dentales en una primera visita gratuita. Nuestros profesionales te asesorarán sobre las mejores soluciones para ti.

¿Qué es el flúor dental?

El flúor es un micro mineral que juega un factor determinante en la formación de los huesos y también en el esmalte dental. En concreto, el flúor se concentra en los huesos y ayuda a fortalecer y endurecer el esmalte dental, tanto en aquellos dientes que ya han salido como en los que aún no.

Nos protege del desarrollo de algunas enfermedades relacionadas con los dientes y la boca. Fundamentalmente, lo que hace es proteger los dientes de las bacterias que pueden aparecer en la boca.

¿Dónde está presente?

El flúor está presente y podemos obtenerlo de diversas formas, ya sea por medio de un vaso de agua, por alimentos como el pescado, hortalizas o carnes, o con el empleo de pastas de dientes que incluyen este elemento.

En este último caso, lo que llevan son derivados como fluoruro de sodio, fluoruro estannoso o fluorofosfato sódico que lo que hacen es ayudar a  remineralizar el esmalte y, de esta forma, se reduce el riesgo de aparición de caries.

Ventajas del flúor dental

Además de su acción contra las caries, el flúor actúa en los procesos de desmineralización y remineralización que naturalmente tienen lugar en la boca.

Así, es normal que después de las comidas se produzcan ácidos que provocan la desmineralización, es decir, la disolución del calcio y el fosforo que se encuentran bajo la estructura dental. En otras ocasiones, es la saliva la que favorece la reposición del calcio y el fósforo y la fortaleza de los dientes.

Si el flúor está en este proceso de remineralización, el resultado serán unos minerales más duros y que ayudan a los dientes a evitar la disolución en los siguientes episodios de desmineralización.

En DentalMep te ofrecemos siempre los mejores cuidados para tu salud bucodental. Si quieres saber si sufres un déficit o una sobreexposicion al flúor, visita nuestras clínicas dentales y te asesoraremos.

La sequedad bucal o xerostomía en las personas mayores

El 1 de octubre se celebra el Día Internacional de las Personas Mayores y en DentalMep queremos dedicar nuestro post a hablar sobre una de las patologías que más sufre este colectivo: la sequedad bucal o xerostomía.

Se trata de un trastorno por el cual las glándulas salivales de la boca no producen la suficiente saliva necesaria para mantener la boca húmeda. En general, hay dos factores que favorecen que este síndrome aparezca con mayor frecuencia en las personas mayores de 60 años:

  • Por un lado, debido al propio envejecimiento, que provoca un cambio en la composición de la saliva que afecta a las glándulas salivales y su producción de saliva.
  • Por otro, por el aumento de la toma de determinados medicamentos o tratamientos que favorecen la sequedad bucal, como los antidepresivos, los analgésicos o los destinados a las personas hipertensas.

¿Cómo se identifica?

Existen una serie de signos y síntomas que te advertirán de que algo no va bien en tu boca:

  • Sequedad o una sensación de viscosidad en la boca
  • Saliva espesa
  • Mal aliento
  • Dificultad para masticar, hablar y tragar
  • Dolor de garganta o garganta seca. También es común tener la lengua seca o con surcos
  • Alteración del sentido del gusto

Consecuencias de la sequedad bucal

Entre las principales consecuencias de la sequedad bucal, se encuentra la irritación de los tejidos blancos en la boca, que puede llevar a la aparición de infecciones.

De igual forma, recordemos que la saliva es uno de los agentes anticaries más potente de nuestro organismo. Si no existe la suficiente saliva para lubricar la boca, eliminar los restos de alimentos y neutralizar los ácidos generados por la placa, habrá una mayor exposición a las caries y cualquier otro problema bucodental.

Si piensas que puedes sufrir xerostomía, te animamos a hacer una primera visita gratuita a nuestra clínica. Nuestros profesionales evaluarán tu estado y te darán un diagnóstico sobre tu problema. ¡Te esperamos!

Diastema o dientes separados

Un diastema es lo que se conoce popularmente como “tener los dientes separados”. Aunque puede aparecer en medio de cualquiera de los dientes, es común que aparezca entre los dos dientes delanteros superiores.

Las causas por las que surgen pueden ser muy variadas, ya sea por una diferencia en el tamaño de los dientes, la ausencia de alguno o el gran tamaño del frenillo labial, es decir, el tejido que va desde el interior del labio a la encía.

Además, es común que surja en una edad temprana, cuando aún conservan los dientes de leche. En la mayoría de los casos, con el paso del tiempo y con el cambio a los dientes permanentes suele desaparecer por sí mismo.

En otros casos, el diastema continúa en la edad adulta y es ahí cuando será necesario visitar nuestra clínica dental para corregirlo.

¿Cómo se corrige el diastema?

Existen diferentes técnicas que nos ayudarán. Lo primero de todo será acudir a nuestras clínicas para que un profesional especializado pueda evaluar el estado de tu boca.

Entre los tratamientos más comunes, se encuentran: la ortodoncia, que con el movimiento paulatino de los dientes conseguirá cerrar los espacios; carillas dentales, unas finas láminas que recubren el diente y mejoran la sonrisa; o la utilización de coronas, puentes, o implantes.

Hay otras muchas personas que prefieren conservar esta separación entre los dientes pero, a pesar de que no entraña riesgos para la salud, si debemos tener en cuenta una serie de pautas para garantizar una buena salud bucodental:

  • Visitar al dentista periódicamente para comprobar que no hay indicios de padecer enfermedades de las encías.
  • Extremar la higiene bucal, ya que los restos de comida podrían almacenarse fácilmente en este espacio y provocar la aparición de caries.
  • Acudir a un especialista ante problemas de fonación o de mordida. Pueden dar lugar a dificultad para hablar o dolencias musculares.

La blancorexia: la peligrosa obsesión por tener los dientes cada vez más blancos

El ser humano puede tener diversas obsesiones y muchas de ellas están relacionadas con el cuidado personal y el aspecto físico. Hoy en DentalMep vamos a hablar sobre una de ellas, conocida como blancorexia.

El querer lucir una sonrisa bonita y brillante es algo común y no supone ningún problema. Sin embargo, en algunos casos, este interés alcanza límites que pueden ser obsesivos y peligrosos para nuestra salud.

¿Qué es la blancorexia?

Cada persona tiene un tono de esmalte dental diferente y esto es fruto, entre otras cuestiones, de la genética. Los tratamientos blanqueadores pueden ayudarnos a conseguir ese tono natural pero nunca dejará los dientes más blancos que ese color primario.

La blancorexia es la obsesión por lucir unos dientes extremadamente blancos. Las personas que padecen este trastorno consideran que sus dientes siempre son oscuros, a pesar de haberse realizado diversos tratamientos.

Como consecuencia, muchos terminan recurriendo a técnicas ajenas al control de los odontólogos y que pueden ser peligrosas para su salud, como por ejemplo alargar los tiempos de los tratamientos, recurrir a técnicas agresivas sin supervisión profesional o confiar en remedios y métodos “milagrosos” que anuncian por Internet.

Confía en un profesional para lucir unos dientes blancos y sanos

Antes de someterse a ningún tipo de tratamiento, es necesario visitar nuestra clínica dental para examinar el estado de tu boca. Será un profesional cualificado el que determine qué tipo de tratamiento es el más adecuado para tu boca según sus características.

De igual forma, será nuestro equipo el encargado de pautar la cantidad y los intervalos de tiempo en los que debe usarse el tratamiento elegido. Durante todo el proceso, se realizará un seguimiento para comprobar que todo marcha correctamente.

Las sustancias que se utilizan en los tratamientos para blanquear los dientes deben ser empleadas en unas proporciones y medidas determinadas para evitar que sean tóxicas para nuestro organismo. En el caso contrario, puede provocar irritación, hipersensibilidad o, incluso, el desgaste del esmalte dental.

Por estos motivos, si quieres blanquear tus dientes de una forma totalmente segura, visita nuestras clínicas DentalMep en El Médano o en el Puertito de Güímar y te ayudaremos a conseguirlo. ¡Estaremos encantados de recibirte!

¿Qué es la hiperplasia gingival?

La hiperplasia gingival o agrandamiento gingival hace referencia al aumento del tamaño de las encías, en concreto de la encía queratinizada.

Existen dos tipos de hiperplasia gingival, inflamatoria o no inflamatoria. En el primer caso suele estar asociado a la placa bacteriana, mientras que el segundo se asocia a una causa hereditaria, a cambios hormonales o a la toma de determinados medicamentos. Los fármacos antiepilépticos, los antagonistas de calcio, los inmunosupresores e incluso determinados anticonceptivos orales pueden favorecer su aparición.

¿Cuáles son sus síntomas?

El más evidente es la inflamación de las encías, lo que provoca su aumento de tamaño hasta el punto de llegar a cubrir los dientes en algunos casos.

Además, también se puede experimentar dolor y sangrado debido a la inflamación.

¿Hay algún tratamiento para la hiperplasia gingival?

En primer lugar, te recomendamos acudir cuanto antes a cualquiera de nuestras clínicas dentales para hacer un examen completo y detallado de la cavidad oral. De esta forma, podremos determinar sus causas exactas y administrarte un tratamiento adecuado.

Cuando la inflamación corresponde con la toma de un medicamento, lo más habitual es que desaparezca al dejar de tomarlo o al sustituirlo por otro.

En algunas ocasiones, si únicamente es inflamatoria, se puede tratar con procedimientos locales y una higiene bucodental minuciosa y detallada. En otras será necesario recurrir a una cirugía denominada alargamiento coronario. Un profesional especializado eliminará la zona de encía agrandada mediante una pequeña intervención.

Una vez conseguimos solucionar el problema, es aconsejable realizarse un seguimiento periódico para asegurarnos de que no vuelva a aparecer. En DentalMep estamos especializados en todo tipo de problemas en tu boca, visítanos y presume de una boca sana.

 

Cuidados dentales para el paladar hendido o labio leporino

El labio leporino y el paladar hendido son dos defectos de nacimiento que surgen durante la fase de gestación y provocan que el paladar y el labio no se unan correctamente.

En concreto, se crea una abertura en el labio superior que puede ir desde el labio a la nariz y causar importantes problemas: en la alimentación, el habla, la audición y en la correcta formación de la dentadura.

En el caso de la salud bucodental, el labio leporino y el paladar hendido pueden modificar el número, el tamaño, la forma y la posición de los dientes de leche y de los permanentes. Sobre todo, en aquellas piezas dentales que se encuentren más cerca de la abertura.

Principales cuidados bucodentales a seguir

En primer lugar se debe programar una cita con el odontólogo cuanto antes para que el profesional evalúe el estado del niño y pueda determinar su evolución con el paso del tiempo.

Los afectados por esta malformación deben extremar las medidas de higiene ya que son más propensos a desarrollar caries por la dificultad que tiene la limpieza, debido a la mala posición de los dientes. Asimismo, los estudios han demostrado que sus glándulas salivales generan un PH de la boca excesivamente ácido y un aumento de la comunidad bacteriana.

Para combatirlo, el cepillado debe comenzar desde que salgan los primeros dientes y se realizará con un cepillo pequeño de cerdas suaves.

El odontólogo le dará una serie de pautas y de consejos sobre cómo efectuar la limpieza y los padres serán los encargados de comprobar que se realiza correctamente.

Además de estos cuidados básicos, se recomienda llevar una dieta sana y equilibrada en la que esté presente una gran cantidad de nutrientes.

En DentalMep estamos especializados en Odontología Infantil y en los principales problemas dentales que surgen durante esta etapa. Visita nuestras clínicas dentales del Puertito de Güímar y El Médano y te ayudaremos para que tu hijo/a tenga una boca sana desde el primer día.

La agenesia dental o la ausencia de piezas dentales

La agenesia dental es lo que conocemos popularmente como la falta de dientes. Se trata de una enfermedad de tipo congénito y afecta a un gran número de personas, ya sea en las piezas dentales definitivas o en las temporales (dientes de leche).

Una de los primeros signos de alerta es la prolongación excesiva de los dientes temporales. Esto podría indicar que no existe recambio definitivo para esa pieza dental por lo que estaríamos ante un caso de agenesia. Para comprobarlo, basta con realizarse una simple radiografía.

¿A qué dientes afecta?

Aunque puede afectar a cualquier diente, se da con mayor frecuencia en la arcada superior. De hecho, la agenesia dental más frecuente es la de las muelas del juicio aunque no presenten ningún tipo de problema para el paciente.

Tipos de agenesia dental

Hipodoncia: es la ausencia de 1 a 6 dientes. La causa principal es genética y se transmite entre generaciones por lo que hay es importante avisar al dentista para que tome las medidas necesarias desde edades tempranas.
• Oligodoncia: es la ausencia más de 6 dientes. Es poco frecuente y también se debe a la genética.
• Anodoncia: es la ausencia total de dientes.

De igual forma, hay que destacar que la agenesia puede ser unilateral si afecta a un solo lado de la boca o bilateral si afecta a ambos.

Tratamiento

Una vez se produce la agenesia dental, los problemas estéticos son los más alarmantes a simple vista ya que se verá la falta de piezas dentales cada vez que sonriamos o abramos la boca.

Sin embargo, los problemas van más allá del plano estético. La existencia de espacios entre los dientes provoca que la mandíbula no funcione correctamente, lo que favorece una mala oclusión dental.

Desde DentalMep te recomendamos que visites nuestras clínicas dentales en El Médano o el Puertito de Güímar para hacer una valoración del estado actual de tu boca. Tras este estudio, podremos determinar las posibles soluciones como, por ejemplo, la colocación de implantes dentales que reemplacen esas ausencias.

Llámanos al 922 179 559 o al 822 907 357 y solicita cita previa. ¡Te esperamos!

La gingivostomatitis: Causas y síntomas

La gingivostomatitis, también denominada estomatitis herpética, es una infección de la boca y las encías que genera hinchazón y aparición de úlceras. Su origen se debe principalmente al herpes simple, aunque también puede estar causada por bacterias, hongos, traumatismos de la boca, carencias vitamínicas o trastornos inmunitarios, entre otros.

¿Cuáles son los síntomas de la gingivostomatitis?

Se da frecuentemente en lactantes y niños pequeños, aunque puede aparecer a cualquier edad.

Lo normal es que se puedan apreciar a simple vista úlceras y ampollas que afectan a la cara interna de las mejillas, encías, labios, paladar, lengua e incluso la faringe.

Las encías pueden presentar inflamación, estar rojas y sangrar con facilidad. Además, aumenta la salivación y los afectados pueden tener mal olor en la boca (halitosis).
En los casos más graves, puede provocar fiebre.

Prevención y tratamiento

Lo mejor para prevenir su aparición es evitar el contacto directo con las lesiones, no compartir utensilios ni vasos con los afectados y lavarse las manos periódicamente.

De igual forma, se debe controlar a los niños con gingivoestomatitis por virus de herpes simple y sus secreciones orales para evitar el contagio. Este tipo de infecciones son más frecuentes en los niños escolarizados. Por este motivo, es aconsejable que mientras los síntomas continúen no acudan a la guardería o al colegio.

En el caso de los afectados, no existe un tratamiento específico. Se recomienda mantener una adecuada higiene oral, mediante un cepillado suave de las lesiones, para evitar que se asienten las bacterias y provoquen una infección.

Asimismo, el especialista le recomendará el uso de un colutorio con antiséptico específico para reducir la carga bacteriana en la boca.

Te recordamos que en DentalMep estamos especializados en cualquier tipo de problema en la boca. Nuestro equipo de profesionales estará encantado de atenderte y ayudarte a cuidar tu salud bucodental. ¡Te esperamos!