Entradas

Tu salud bucodental afecta al rendimiento deportivo

¿Has pensado alguna vez que un problema en tu boca puede ser el responsable de la bajada de tu rendimiento deportivo? Tanto si practicas deporte con regularidad como si no, es importante que conozcas cuáles son sus efectos.

Se ha demostrado que las bacterias e infecciones que surgen en nuestra boca, están directamente relacionadas con problemas musculares, respiratorios, articulares y cardiovasculares. Sin embargo, son muchos los que desconocen estos datos y no le dan la importancia que tiene a la salud bucodental.

Riesgos bucodentales en los deportistas

Uno de los principales es el mayor riesgo de sufrir caries como consecuencia directa de la deshidratación o el consumo elevado de bebidas energéticas con mucha azúcar.

Las bacterias que se encuentran en la boca pueden viajar por nuestro cuerpo a través del flujo sanguíneo y llegar a los músculos y a las articulaciones. Por este motivo, si las caries no son tratadas o no se diagnostican las enfermedades periodontales por un profesional especializado pueden surgir complicaciones en nuestra salud general.

Lo más común es que surjan dolencias articulares y musculares que, en muchas ocasiones pueden derivar en debilidad, malestar o, incluso, en el retraso en la recuperación de cualquier tipo de lesión.

Además de estos problemas bucodentales, cabe destacar que la tensión y el estrés que se genera a la hora de realizar ejercicio, sobre todo en las competiciones, puede provocar que se aprieten en exceso los dientes y aparezca lo que se llama el bruxismo. Esto hace que se desgasten las piezas dentales y genera dolores en la articulación temporomandibular.

Como siempre le recomendamos a todos nuestros pacientes, lo mejor para garantizar una boca sana es acudir con regularidad a nuestras clínicas dentales para hacer una revisión. Nuestro equipo te asesorará sobre el estado de tu boca y te resolverá todas las dudas que puedas tener.

Te esperamos en El Médano y el Puertito de Güímar.

¿Qué es la sobremordida?

La sobremordida es uno de los problemas de maloclusión dental que más se repite cada día. Se caracteriza porque los dientes superiores frontales sobresalen sobre los dientes inferiores y los cubren.

En la mayoría de ocasiones, se trata de un problema de oclusión tipo II, donde el maxilar tiene una posición adelantada respecto a la mandíbula.

Además, suele ser una condición hereditaria y transmitirse entre diferentes generaciones. En otras ocasiones, puede deberse a otros motivos como el uso de la chupa durante un tiempo prolongado o el mal hábito de chuparse el dedo.

La sobremordida puede presentar diversos grados, pero se considera profunda cuando los dientes superiores cubren, al menos, un tercio de los inferiores.

Consecuencias de la sobremordida

  • Apiñamiento en incisivos y/o caninos (colmillos) superiores.
  • Mayor probabilidad de sufrir una enfermedad periodontal por la dificultad para mantener una correcta higiene.
  • Mayor probabilidad de padecer caries debido al apiñamiento, que dificulta la higiene bucodental.
  • Mayor probabilidad de padecer bruxismo y desgastes en los dientes, por la tensión a la que se enfrenta la mandíbula.
  • Problemas estéticos: alteraciones en la cara, ya que se acorta.
  • Problemas asociados al habla, respiratorios o deficiencias de masticación.

¿Tiene tratamiento?

Con un buen tratamiento odontológico se puede corregir fácilmente. Una de las soluciones más comunes es la ortodoncia invisible cuyos alineadores a medida van modificando la posición de los dientes de una forma gradual.

Sin embargo, cuando la causa de la maloclusión es esquelética, es necesario recurrir la cirugía.

En cualquier caso, te recomendamos visitar cualquiera de nuestras clínicas dentales en una primera visita gratuita. Nuestros profesionales te asesorarán sobre las mejores soluciones para ti.

Principales problemas bucodentales en las personas con diabetes

Las personas con diabetes se caracterizan por tener un elevado nivel de azúcar en sangre que afecta a todo el organismo, incluida la boca. Por ese motivo, es fundamental cumplir con las revisiones periódicas en nuestras clínicas para asegurar que nuestra salud bucodental se encuentra en el mejor estado.

Entre las principales afecciones que suelen padecer los diabéticos, distinguimos:

  • Cuanto mayor es el nivel de azúcar en sangre, más se incrementa la presencia de azucares, almidones y ácidos que afectan a los dientes.

En la boca viven multitud de bacterias y, junto a los almidones y azucares de los alimentos, crean la placa bacteriana. Los ácidos de esta placa son los responsables de causar caries y enfermedades de las encías.

  • Las personas diabéticas tienen mayor probabilidad de sufrir aftas, también conocidas por candidiasis oral. Se trata de una infección micótica que provoca la aparición de dolorosos parches rojos o blancos en la boca (las populares llagas).
  • Es una de las conocidas como enfermedades de las encías. La diabetes reduce la capacidad para vencer las bacterias y, si no se cumple una estricta rutina de higiene,  se endurecerá y se creará el sarro.

Este sarro, unido a la placa, irrita las encías y pueden provocar dolor y sangrado.

  • Se trata de otra enfermedad de las encías, una evolución más grave de la gingivitis y que puede llevar a la pérdida de dientes.

En este caso, las personas con diabetes tienen menos resistencia a las infecciones y es más fácil que esta enfermedad termine destruyendo el tejido blando y el hueso que sostiene al diente.

  • Sequedad bucal (xerostomía).La disminución de la producción de saliva también es otro rasgo característico de la diabetes. La consecuencia de esta sequedad bucal es una mayor facilidad de que aparezcan caries y otras enfermedades orales.

Como has podido ver, las personas con diabetes deben extremar los cuidados de su boca desde el primer momento. Mantenerla sana, les permitirá mejorar su calidad de vida y mejorar su salud en general.

¡Les esperamos en DentalMep!

 

¿Qué es el flúor dental?

El flúor es un micro mineral que juega un factor determinante en la formación de los huesos y también en el esmalte dental. En concreto, el flúor se concentra en los huesos y ayuda a fortalecer y endurecer el esmalte dental, tanto en aquellos dientes que ya han salido como en los que aún no.

Nos protege del desarrollo de algunas enfermedades relacionadas con los dientes y la boca. Fundamentalmente, lo que hace es proteger los dientes de las bacterias que pueden aparecer en la boca.

¿Dónde está presente?

El flúor está presente y podemos obtenerlo de diversas formas, ya sea por medio de un vaso de agua, por alimentos como el pescado, hortalizas o carnes, o con el empleo de pastas de dientes que incluyen este elemento.

En este último caso, lo que llevan son derivados como fluoruro de sodio, fluoruro estannoso o fluorofosfato sódico que lo que hacen es ayudar a  remineralizar el esmalte y, de esta forma, se reduce el riesgo de aparición de caries.

Ventajas del flúor dental

Además de su acción contra las caries, el flúor actúa en los procesos de desmineralización y remineralización que naturalmente tienen lugar en la boca.

Así, es normal que después de las comidas se produzcan ácidos que provocan la desmineralización, es decir, la disolución del calcio y el fosforo que se encuentran bajo la estructura dental. En otras ocasiones, es la saliva la que favorece la reposición del calcio y el fósforo y la fortaleza de los dientes.

Si el flúor está en este proceso de remineralización, el resultado serán unos minerales más duros y que ayudan a los dientes a evitar la disolución en los siguientes episodios de desmineralización.

En DentalMep te ofrecemos siempre los mejores cuidados para tu salud bucodental. Si quieres saber si sufres un déficit o una sobreexposicion al flúor, visita nuestras clínicas dentales y te asesoraremos.

Diastema o dientes separados

Un diastema es lo que se conoce popularmente como “tener los dientes separados”. Aunque puede aparecer en medio de cualquiera de los dientes, es común que aparezca entre los dos dientes delanteros superiores.

Las causas por las que surgen pueden ser muy variadas, ya sea por una diferencia en el tamaño de los dientes, la ausencia de alguno o el gran tamaño del frenillo labial, es decir, el tejido que va desde el interior del labio a la encía.

Además, es común que surja en una edad temprana, cuando aún conservan los dientes de leche. En la mayoría de los casos, con el paso del tiempo y con el cambio a los dientes permanentes suele desaparecer por sí mismo.

En otros casos, el diastema continúa en la edad adulta y es ahí cuando será necesario visitar nuestra clínica dental para corregirlo.

¿Cómo se corrige el diastema?

Existen diferentes técnicas que nos ayudarán. Lo primero de todo será acudir a nuestras clínicas para que un profesional especializado pueda evaluar el estado de tu boca.

Entre los tratamientos más comunes, se encuentran: la ortodoncia, que con el movimiento paulatino de los dientes conseguirá cerrar los espacios; carillas dentales, unas finas láminas que recubren el diente y mejoran la sonrisa; o la utilización de coronas, puentes, o implantes.

Hay otras muchas personas que prefieren conservar esta separación entre los dientes pero, a pesar de que no entraña riesgos para la salud, si debemos tener en cuenta una serie de pautas para garantizar una buena salud bucodental:

  • Visitar al dentista periódicamente para comprobar que no hay indicios de padecer enfermedades de las encías.
  • Extremar la higiene bucal, ya que los restos de comida podrían almacenarse fácilmente en este espacio y provocar la aparición de caries.
  • Acudir a un especialista ante problemas de fonación o de mordida. Pueden dar lugar a dificultad para hablar o dolencias musculares.

La blancorexia: la peligrosa obsesión por tener los dientes cada vez más blancos

El ser humano puede tener diversas obsesiones y muchas de ellas están relacionadas con el cuidado personal y el aspecto físico. Hoy en DentalMep vamos a hablar sobre una de ellas, conocida como blancorexia.

El querer lucir una sonrisa bonita y brillante es algo común y no supone ningún problema. Sin embargo, en algunos casos, este interés alcanza límites que pueden ser obsesivos y peligrosos para nuestra salud.

¿Qué es la blancorexia?

Cada persona tiene un tono de esmalte dental diferente y esto es fruto, entre otras cuestiones, de la genética. Los tratamientos blanqueadores pueden ayudarnos a conseguir ese tono natural pero nunca dejará los dientes más blancos que ese color primario.

La blancorexia es la obsesión por lucir unos dientes extremadamente blancos. Las personas que padecen este trastorno consideran que sus dientes siempre son oscuros, a pesar de haberse realizado diversos tratamientos.

Como consecuencia, muchos terminan recurriendo a técnicas ajenas al control de los odontólogos y que pueden ser peligrosas para su salud, como por ejemplo alargar los tiempos de los tratamientos, recurrir a técnicas agresivas sin supervisión profesional o confiar en remedios y métodos “milagrosos” que anuncian por Internet.

Confía en un profesional para lucir unos dientes blancos y sanos

Antes de someterse a ningún tipo de tratamiento, es necesario visitar nuestra clínica dental para examinar el estado de tu boca. Será un profesional cualificado el que determine qué tipo de tratamiento es el más adecuado para tu boca según sus características.

De igual forma, será nuestro equipo el encargado de pautar la cantidad y los intervalos de tiempo en los que debe usarse el tratamiento elegido. Durante todo el proceso, se realizará un seguimiento para comprobar que todo marcha correctamente.

Las sustancias que se utilizan en los tratamientos para blanquear los dientes deben ser empleadas en unas proporciones y medidas determinadas para evitar que sean tóxicas para nuestro organismo. En el caso contrario, puede provocar irritación, hipersensibilidad o, incluso, el desgaste del esmalte dental.

Por estos motivos, si quieres blanquear tus dientes de una forma totalmente segura, visita nuestras clínicas DentalMep en El Médano o en el Puertito de Güímar y te ayudaremos a conseguirlo. ¡Estaremos encantados de recibirte!

¿Cómo cuidar la salud bucodental en las personas mayores?

Hoy se celebra el Día de los Abuelos y hemos preparado un post muy especial sobre los cuidados que deben tener para tener una buena salud oral.

Con el paso de los años, nuestra boca y nuestro organismo se deteriora y se hace más vulnerable. Por ese motivo, debemos extremar las precauciones y tener en cuenta una serie de recomendaciones básicas para mantener una boca sana.

Consejos bucodentales para los mayores

  • Visitar nuestra clínica dental, al menos 2 veces al año. De esta forma podremos detectar y tratar posibles problemas que surjan en la boca, antes de que adquieran mayor gravedad.
  • El paso de los años afecta al esmalte de los dientes y también a su raíz. El retraimiento de las encías, debido al envejecimiento, hace que las zonas que antes estaban protegidas queden expuestas a la aparición de caries.

Es fundamental seguir una rutina de higiene que consista en cepillarse los dientes después de cada comida (empleando un cepillo que nos permita alcanzar la zona radicular), así como utilizar hilo dental y enjuague bucal. Si existen problemas de movilidad, la mejor opción es usar un cepillo eléctrico que facilite el correcto movimiento.

  • Emplear una pasta de dientes específica. Cuando la raíz se expone y los dientes se desgastan, aumentan los casos de sensibilidad dental. Para solucionar el problema, es recomendable utilizar una pasta para dientes sensibles.
  • Beber suficiente agua. La toma de medicamentos o la acción de algunas enfermedades hacen que la boca se seque con mayor frecuencia. Para evitarlo, es conveniente tomar al menos 2 libros de agua al día. Si el problema persiste, un odontólogo puede recetar el empleo de fármacos que favorezcan la salivación.

Asimismo, en esta edad es común el uso de prótesis dentales para sustituir la falta de dientes. Es importante limpiarlas con un cepillo especial y acudir a nuestra clínica ante cualquier problema o molestia que aparezca.

La relación directa entre la gingivitis y el Alzheimer

Un nuevo estudio publicado en la revista Science Advances ha confirmado que la gingivitis y el desarrollo del Alzheimer están estrechamente relacionados.

La gingivitis es la enfermedad que causa irritación, enrojecimiento e hinchazón de las encías como consecuencia, por lo general, de una mala higiene bucal.

Además de sus temidos efectos en la boca, donde puede causar una enfermedad mucho más grave llamada periodontitis, ahora también se ha descubierto su relación con el cerebro.

De hecho, tal y como afirman los investigadores, “la bacteria que causa la gingivitis puede moverse de la boca al cerebro”. Esta bacteria fabrica una proteína capaz de destruir las células nerviosas del cerebro, lo que conlleva a una pérdida de memoria y al Alzheimer. Aunque no genera la enfermedad por sí misma, si aumenta el riesgo de padecerla e incrementa su progresión.

Desde DentalMep te recordamos la importancia de mantener una buena salud bucodental para evitar complicaciones en tu salud general. En el caso concreto de la gingivitis, se recomienda:

  • Buena higiene bucal. Cepíllate los dientes durante dos minutos, al menos, dos veces al día. Además, completa tu limpieza con el uso de hilo dental y un colutorio específico para tu boca.
  • Visita el dentista regularmente. Será la mejor forma de comprobar que todo marcha a buen ritmo en tu boca. Asimismo, es recomendable hacerte limpiezas profesionales cada 6 meses aproximadamente para eliminar el sarro de difícil acceso.
  • Dieta sana y equilibrada. Una alimentación saludable es la base para cuidar tener unos dientes fuertes y sanos. Evita el consumo de dulces y apuesta por aquellos alimentos que favorecen tu salud oral.

Si sigues estas pautas te garantizarás tener una boca sana y sin riesgos. Aun así, si tienes cualquier problema, acude cuanto antes a cualquiera de nuestras clínicas en El Médano o en el Puertito de Güímar.

Problemas bucodentales en los pacientes con Párkinson

¿Sabías que los pacientes que tienen Párkinson necesitan una serie de cuidados específicos en su salud bucodental? Hoy se celebra el Día Mundial del Párkinson y en DentalMep queremos destacar la importancia que tiene mantener la boca sana.

El Párkinson es una enfermedad causada por un proceso neurodegenerativo multisistémico que afecta al sistema nervioso central. Como consecuencia, el afectado sufre temblores, rigidez, lentitud de movimientos, etc.

¿Cómo influye el Parkinson en la salud bucodental?

Algunos de sus efectos están directamente relacionados con la salud oral. Por un lado, es frecuente que estas personas sufran bruxismo y sus molestos dolores mandibulares. Además, los espasmos y la rigidez que caracterizan a la enfermedad también pueden terminar afectando a la mandíbula y la forma en la que cerramos la boca, lo que puede conllevar a un desgaste de los dientes y su rotura.

Por otro lado, los problemas motores pueden dar lugar a una incapacidad para masticar. En muchas ocasiones suelen aparecer heridas en la boca debido a las mordidas accidentales.
En relación a la saliva, puede haber un aumento (salivación excesiva) o una disminución (boca seca) por la toma de determinados medicamentos. En ambos casos, se altera su capacidad descomponer los alimentos, combatir las infecciones o prevenir la caries dental.

Finalmente, la pérdida de movilidad del paciente puede empeorar la rutina de higiene oral. Además, también pueden tener dificultades para usar dentaduras removibles.

En DentalMep te ayudaremos a mantener una buena salud oral

Para evitar que surjan complicaciones que puedan empeorar aún más el estado de salud del paciente, les recomendamos que visiten cualquiera de nuestras clínicas dentales para hacer una valoración.

Nuestros profesionales les guiarán y asesorarán sobre los principales cuidados que deben tener en función del estado de su boca. ¡Les esperamos en El Médano y en el Puertito de Güímar!

Masticar chicle, ¿bueno o malo para tu salud bucodental?

Existe una creencia de que el chicle es malo para la salud bucodental ya que se asocia a otras golosinas con gran contenido de azúcar. Pero lejos de la realidad, el chicle no solo no es malo para nuestra boca (en su justa medida) sino que puede llegar a ser beneficioso.

Para refrescar el aliento, para quitar el mal sabor de boca, para liberar tensión…el chicle tiene usos muy diversos y, entre ellos, encontramos que es un buen aliado para la salud bucodental.

Beneficios de masticar chicle

En primer lugar, es muy importante que se elija siempre un chicle sin azúcar. De lo contrario contribuiremos a la aparición de caries.

La masticación es capaz de favorecer la segregación de saliva y, con ella, la eliminación de gran parte de las bacterias que se acumulan en la boca después de cada comida. Se disminuye el riesgo de padecer placa bacteriana.

De igual forma destaca su alta cantidad de un edulcorante natural denominado xylitol, que junto a la saliva, también actúa como agente antibacteriano.

Otro de sus beneficios es su capacidad para regular la acidez bucal.

Principales inconvenientes

A pesar de que tiene muchas ventajas, su abuso también puede tener consecuencias negativas:

  • Se puede producir una sobrecarga muscular al hacer trabajar constantemente a un musculo que no está preparado para tanta actividad.
  • Ya sea por el exceso, por un movimiento poco natural o por hacerlo con demasiada fuerza, masticar chicle puede afectar al cierre de la boca (oclusión dental) y desgastar las articulaciones temporomandibulares.
  • Puede afectar al sistema digestivo. El estómago se confunde y piensa que está ingiriendo alimentos cuando solo estamos masticando chicle.

En definitiva, masticar chicle tiene sus ventajas siempre y cuando lo hagamos de una forma razonada. Asimismo, hay que resaltar que no es un sustituto de nuestra rutina de higiene y jamás debe sustituir el cepillado.

Si tienes cualquier duda sobre qué tipo de alimentos son beneficiosos o perjudiciales para tu salud bucodental, en DentalMep estaremos encantados de ayudarte.