¿Qué hago si a mi hijo se le cae un diente?

Existen muchos factores que pueden provocar la caída de dientes en los niños. Desde nuestra clínica dental te vamos a explicar cuáles son los principales motivos y qué se debe hacer en cada caso.

Motivos de la caída de dientes

Uno de los principales motivos por los que se cae un diente es porque este sea de leche y haya llegado el momento de sustituirlo por otra pieza, que será la definitiva y con la que pasaremos el resto de nuestra vida. Lo normal es que estos dientes se caigan entre los 5 y los 7 años, aunque dependerá de cada niño.

Una vez comienza a moverse el diente, debemos dejar que siga su curso natural y evitar manipularlo para que no se cree una herida ni se infecte la encía.

Por lo general, los dientes frontales son los primeros en caerse y, desde ahí, se va extendiendo hacia los laterales. Normalmente se caen solos pero hay algunos casos en los que, a pesar de haber salido el nuevo diente, no se caen. Es en estos episodios cuando el odontólogo interviene para extraer la pieza restante y evitar problemas de masticación o de habla.

Los dientes de leche no son la única razón por la que se pueden caer los dientes. Los traumatismos son otro de los factores que pueden provocar su movilidad y posterior caída. En caso de que esto ocurra, hay que visitar a un especialista para que valore el daño causado y las posibles soluciones.

Hay que prestar especial atención a si el diente se cae por completo o si, por el contrario, se fractura y se queda la raíz.

Asimismo deberemos vigilar que las piezas dentales no se desplacen ni ocupen el hueco resultante porque, si aún no se han cambiado los dientes de leche, en ese hueco se ubicarán las otras piezas permanentes.

Cómo actuar ante la caída de un diente

Se deben tener en cuenta dos factores principales:

  • Controlar el sangrado: muchas veces la caída de la pieza provoca el sangrado de la encía. Coloca una gasa en el lugar y renuévala siempre que sea necesario
  • Mantener la calma y transmitírsela al niño: tanto si sale sangre como si no, se trata de un episodio nuevo para los más pequeños y es normal que se asusten. Explícale que se trata de un proceso normal y que volverán a salir.

Una vez curada la herida, lo único que queda es esperar a la hora de dormir para la visita del Ratoncito Pérez. Recuerda guardar el diente debajo de la almohada para que traiga un regalo.

Si tienes cualquier duda sobre la caída de los dientes en los niños, visita nuestra clínica y consúltanos sin compromiso.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *