Entradas

¿Cuáles son las consecuencias de respirar por la boca?

La función principal de la nariz es respirar, mientras que las funciones de la boca son masticar, hablar…La mayoría de personas no se detiene a pensar en cómo respira o si lo hace correctamente. Lo normal es hacerlo por la nariz, pero muchas utilizan la boca, surgiendo lo que se conoce como respiración oral o bucal.

Dentro de este grupo de personas, podemos distinguir las que respiran exclusivamente por la boca y las que lo hacen únicamente por la noche y que puede estar relacionado con algún tipo de problema, como puede ser la apnea del sueño.

La respiración bucal es una mala práctica y un problema serio que debe ser corregido con el tratamiento adecuado. Sus efectos pueden ser muy perjudiciales en la salud general, sobre todo en aquellos niños que están en pleno crecimiento.

Causas de la respiración bucal

Existen diversas causas, pero las más comunes son: alergias, asma, resfriados, problemas en el tabique nasal, pólipos sinusales, agrandamiento de las amígdalas u otros problemas de nacimiento como puede ser el paladar hendido.

Consecuencias y tratamiento

Hay una serie de problemas bucodentales que se asocian a la respiración bucal como:

  • Mal posicionamiento de la mandíbula, lo que puede causar dolor y una mordida irregular.
  • Caries, problemas de encías y mal aliento. Al respirar por la boca es normal que esta se reseque y haya menos saliva. La saliva es nuestro anticaries natural y, además, su ausencia puede provocar cambios en el PH y en el esmalte dental.
  • Otra consecuencia directa está relacionada con la morfología y es que, por lo general, estas personas tienen el labio inferior más grande que el superior.
  • Respirar y comer a la vez es una tarea complicada. Por este motivo, es normal que no se mastiquen bien los alimentos y terminen surgiendo problemas digestivos.

Si sufres este tipo de respiración, visita nuestras clínicas DentalMep. Nuestros especialistas te asesorarán y te ayudarán a que recuperes tu calidad de vida y, sobre todo, a cuidar tu salud bucodental. ¡Pregúntanos!

La mordida abierta: ¿Qué es y cuáles son sus causas?

La mordida abierta es una de las responsables del mal alineamiento de los dientes cuando las mandíbulas están cerradas. Se trata de una maloclusión muy común entre la población que provoca, además de un impacto estético negativo en la sonrisa, problemas para masticar, hablar o incluso problemas respiratorios.

¿En qué consiste?

Se produce cuando una o más piezas dentales superiores no entran en contacto con las inferiores y, por tanto, jamás se puede cerrar la boca por completo. Como consecuencia, existe un espacio visible entre las mandíbulas.

La mordida abierta puede surgir por varios motivos pero, principalmente, está relacionada con malos hábitos durante la infancia como la succión del pulgar o el uso de la chupa durante un tiempo prolongado.

En otras ocasiones sus causas son distintas y tienen que ver con la genética, con problemas de la articulación temporomandibular o con la acción involuntaria de empujar los dientes con la lengua.

¿Qué tipos de mordida abierta existen?

Podemos diferenciar entre:

  • Mordida abierta anterior: es la más común y se produce cuando los dientes frontales superiores e inferiores no tienen oclusión al cerrar la boca.
  • Mordida abierta posterior: en esta ocasión, los dientes que no contactan entre ellos son los posteriores o traseros.

Sea cual sea la causa y el tipo que mordida que presentemos, el primer paso para ponerle solución es visitar nuestra clínica dental. Nuestros odontólogos harán un estudio pormenorizado para saber qué tipo de tratamiento necesitas para volver a recuperar tu sonrisa.

En la mayoría de casos, el tratamiento de ortodoncia invisible es suficiente para alinear correctamente los dientes pero, en los casos más graves, puede ser necesaria la realización de una cirugía maxilofacial.

Si tienes cualquier duda o necesitas más información, te animamos a visitar cualquiera de nuestras clínicas en El Médano o el Puertito de Güímar.

Cuida tu salud bucodental en verano

En los meses de verano nuestros hábitos cambian con las vacaciones. Sin embargo, pese a ser un periodo de descanso, es necesario que conservemos las rutinas bucodentales para evitar cualquier riesgo. 

La época estival tiene sus ventajas, pero también sus desventajas desde el punto de vista de la salud bucodental. Las altas temperaturas, la disminución de la salivación, los cambios en los hábitos de higiene o en la alimentación pueden favorecer la aparición de bacterias en la boca y, con ellas, las caries o gingivitis.

Para evitarlo, es esencial que cumplamos estrictamente con nuestra rutina de higiene y cepillarnos los dientes, al menos tres veces al día.

Recomendaciones para mantener tu boca sana en vacaciones

  • Es importante llevar siempre con nosotros un pequeño kit de limpieza con cepillo de dientes, pasta, hilo dental y colutorio. De esta forma, nos aseguramos de no saltarnos ninguna limpieza aunque estemos fuera.
  • Beber mucha agua e hidrata tu cuerpo. Además de calmar la sed y de refrescarnos, nos ayudará a prevenir infecciones y a limpiar nuestra boca.
  • Limitar el consumo de bebidas azucaradas. Al igual que en cualquier otra época del año, si tenemos sed es mucho más sano elegir beber agua. Las bebidas azucaradas favorecen la aparición de las temidas caries.
  • Cuidado con los alimentos o bebidas muy fríos. Los cambios bruscos de temperatura pueden causar sensibilidad dental.
  • Elegir chicles sin azúcar. Si no podemos cepillarnos los dientes, los chicles ayudarán a segregar más saliva y a remover los restos de alimentos que se hayan podido quedar en la boca.
  • Protección frente al sol. No solo es importante proteger la espalda o los brazos, sino que los labios también pueden sufrir quemaduras y tener mayor predisposición a padecer enfermedades.
  • Solicitar cita previa para el regreso. Después de las vacaciones les recomendamos visitar nuestras clínicas dentales para comprobar que su boca está en perfecto estado.

¡Feliz verano!

 

 

 

Problemas bucodentales en los pacientes con Párkinson

¿Sabías que los pacientes que tienen Párkinson necesitan una serie de cuidados específicos en su salud bucodental? Hoy se celebra el Día Mundial del Párkinson y en DentalMep queremos destacar la importancia que tiene mantener la boca sana.

El Párkinson es una enfermedad causada por un proceso neurodegenerativo multisistémico que afecta al sistema nervioso central. Como consecuencia, el afectado sufre temblores, rigidez, lentitud de movimientos, etc.

¿Cómo influye el Parkinson en la salud bucodental?

Algunos de sus efectos están directamente relacionados con la salud oral. Por un lado, es frecuente que estas personas sufran bruxismo y sus molestos dolores mandibulares. Además, los espasmos y la rigidez que caracterizan a la enfermedad también pueden terminar afectando a la mandíbula y la forma en la que cerramos la boca, lo que puede conllevar a un desgaste de los dientes y su rotura.

Por otro lado, los problemas motores pueden dar lugar a una incapacidad para masticar. En muchas ocasiones suelen aparecer heridas en la boca debido a las mordidas accidentales.
En relación a la saliva, puede haber un aumento (salivación excesiva) o una disminución (boca seca) por la toma de determinados medicamentos. En ambos casos, se altera su capacidad descomponer los alimentos, combatir las infecciones o prevenir la caries dental.

Finalmente, la pérdida de movilidad del paciente puede empeorar la rutina de higiene oral. Además, también pueden tener dificultades para usar dentaduras removibles.

En DentalMep te ayudaremos a mantener una buena salud oral

Para evitar que surjan complicaciones que puedan empeorar aún más el estado de salud del paciente, les recomendamos que visiten cualquiera de nuestras clínicas dentales para hacer una valoración.

Nuestros profesionales les guiarán y asesorarán sobre los principales cuidados que deben tener en función del estado de su boca. ¡Les esperamos en El Médano y en el Puertito de Güímar!

Masticar chicle, ¿bueno o malo para tu salud bucodental?

Existe una creencia de que el chicle es malo para la salud bucodental ya que se asocia a otras golosinas con gran contenido de azúcar. Pero lejos de la realidad, el chicle no solo no es malo para nuestra boca (en su justa medida) sino que puede llegar a ser beneficioso.

Para refrescar el aliento, para quitar el mal sabor de boca, para liberar tensión…el chicle tiene usos muy diversos y, entre ellos, encontramos que es un buen aliado para la salud bucodental.

Beneficios de masticar chicle

En primer lugar, es muy importante que se elija siempre un chicle sin azúcar. De lo contrario contribuiremos a la aparición de caries.

La masticación es capaz de favorecer la segregación de saliva y, con ella, la eliminación de gran parte de las bacterias que se acumulan en la boca después de cada comida. Se disminuye el riesgo de padecer placa bacteriana.

De igual forma destaca su alta cantidad de un edulcorante natural denominado xylitol, que junto a la saliva, también actúa como agente antibacteriano.

Otro de sus beneficios es su capacidad para regular la acidez bucal.

Principales inconvenientes

A pesar de que tiene muchas ventajas, su abuso también puede tener consecuencias negativas:

  • Se puede producir una sobrecarga muscular al hacer trabajar constantemente a un musculo que no está preparado para tanta actividad.
  • Ya sea por el exceso, por un movimiento poco natural o por hacerlo con demasiada fuerza, masticar chicle puede afectar al cierre de la boca (oclusión dental) y desgastar las articulaciones temporomandibulares.
  • Puede afectar al sistema digestivo. El estómago se confunde y piensa que está ingiriendo alimentos cuando solo estamos masticando chicle.

En definitiva, masticar chicle tiene sus ventajas siempre y cuando lo hagamos de una forma razonada. Asimismo, hay que resaltar que no es un sustituto de nuestra rutina de higiene y jamás debe sustituir el cepillado.

Si tienes cualquier duda sobre qué tipo de alimentos son beneficiosos o perjudiciales para tu salud bucodental, en DentalMep estaremos encantados de ayudarte.

¿Blue Monday? Descubre todos los beneficios de sonreír

El tercer lunes de enero es conocido mundialmente como el “Día más Triste del Año”, o lo que es lo mismo Blue Monday.

El encargado de bautizar este día fue el investigador Cliff Arnal, quien en el año 2015 analizó diversas variables como el clima, el salario, las deudas o la motivación para llegar a esta conclusión.

Desde Dentalmep queremos ayudarte a superar este día y cualquier otro. Por eso, hoy te traemos un post para recordarte todos los beneficios que nos aporta sonreír.

Las ventajas de sonreír

Una sonrisa es un sencillo gesto que transmite sinceridad, alegría, simpatía, positividad… ¡y nos aporta salud!

Está demostrado que sonreír puede ayudarnos a sentirnos mejor en los momentos en los que nos sentimos decaídos o tristes (como el día de hoy). La razón principal es que el cerebro, al darse cuenta de que estamos sonriendo, es capaz de hacer que nuestras emociones cambien para sentirnos mejor.

Pero este poder curativo también es contagioso y actúa de la misma forma cuando sonreímos a alguien que no está pasando por un buen momento.

Además de hacernos sentir bien, la sonrisa también es una aliada a la hora de reducir el estrés, regular el pulso cardíaco y los problemas cardiovasculares, oxigenar el organismo o mejorar la digestión, entre otros.

Cada vez que sonreímos nuestro cuerpo libera unas sustancias denominadas endorfinas y serotoninas que reducen el dolor y mejoran el sistema inmunológico y las defensas de nuestro cuerpo.

Muestra tu mejor sonrisa con DentalMep

En DentalMep apostamos siempre por las sonrisas. En nuestras clínicas dentales te ayudaremos a conseguir una sonrisa bonita y saludable para que tú también disfrutes de todos sus beneficios.

Nuestro personal está totalmente cualificado y tiene experiencia en todo tipo de tratamientos odontológicos (ortodoncias, implantes, cirugías, blanqueamientos…). Ponte en contacto con nosotros y realiza una primera visita totalmente gratuita. ¡Te esperamos!

La agenesia dental o la ausencia de piezas dentales

La agenesia dental es lo que conocemos popularmente como la falta de dientes. Se trata de una enfermedad de tipo congénito y afecta a un gran número de personas, ya sea en las piezas dentales definitivas o en las temporales (dientes de leche).

Una de los primeros signos de alerta es la prolongación excesiva de los dientes temporales. Esto podría indicar que no existe recambio definitivo para esa pieza dental por lo que estaríamos ante un caso de agenesia. Para comprobarlo, basta con realizarse una simple radiografía.

¿A qué dientes afecta?

Aunque puede afectar a cualquier diente, se da con mayor frecuencia en la arcada superior. De hecho, la agenesia dental más frecuente es la de las muelas del juicio aunque no presenten ningún tipo de problema para el paciente.

Tipos de agenesia dental

Hipodoncia: es la ausencia de 1 a 6 dientes. La causa principal es genética y se transmite entre generaciones por lo que hay es importante avisar al dentista para que tome las medidas necesarias desde edades tempranas.
• Oligodoncia: es la ausencia más de 6 dientes. Es poco frecuente y también se debe a la genética.
• Anodoncia: es la ausencia total de dientes.

De igual forma, hay que destacar que la agenesia puede ser unilateral si afecta a un solo lado de la boca o bilateral si afecta a ambos.

Tratamiento

Una vez se produce la agenesia dental, los problemas estéticos son los más alarmantes a simple vista ya que se verá la falta de piezas dentales cada vez que sonriamos o abramos la boca.

Sin embargo, los problemas van más allá del plano estético. La existencia de espacios entre los dientes provoca que la mandíbula no funcione correctamente, lo que favorece una mala oclusión dental.

Desde DentalMep te recomendamos que visites nuestras clínicas dentales en El Médano o el Puertito de Güímar para hacer una valoración del estado actual de tu boca. Tras este estudio, podremos determinar las posibles soluciones como, por ejemplo, la colocación de implantes dentales que reemplacen esas ausencias.

Llámanos al 922 179 559 o al 822 907 357 y solicita cita previa. ¡Te esperamos!