El cepillo dental, ¿duro o blando?

Los cepillos de dientes deben ser de dureza media a blanda puesto que si son muy duros pueden desgastar el esmalte de los dientes. No es necesario ni usar cepillos muy duros ni apretar mucho el cepillo para conseguir una buena higiene. A veces, con la voluntad de obtener un buen cepillado se ejerce una presión mayor sobre los dientes y encía y podemos llegar a lesionar la encía.
Normalmente, la utilización de cepillos blandos está indicada en pacientes a los que se les ha realizado algún tipo de cirugía y este tipo de cepillo hace que el lavado de los dientes sea más llevadero.
Por lo general, los cepillos duros se desaconsejan ya que su uso prolongado en el tiempo, puede provocar alteraciones a nivel gingival, por lo que la elección generalmente será la de una dureza media. Aún así, en caso de duda, siempre es aconsejable consultar al especialista.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *