Entradas

La mordida abierta: ¿Qué es y cuáles son sus causas?

La mordida abierta es una de las responsables del mal alineamiento de los dientes cuando las mandíbulas están cerradas. Se trata de una maloclusión muy común entre la población que provoca, además de un impacto estético negativo en la sonrisa, problemas para masticar, hablar o incluso problemas respiratorios.

¿En qué consiste?

Se produce cuando una o más piezas dentales superiores no entran en contacto con las inferiores y, por tanto, jamás se puede cerrar la boca por completo. Como consecuencia, existe un espacio visible entre las mandíbulas.

La mordida abierta puede surgir por varios motivos pero, principalmente, está relacionada con malos hábitos durante la infancia como la succión del pulgar o el uso de la chupa durante un tiempo prolongado.

En otras ocasiones sus causas son distintas y tienen que ver con la genética, con problemas de la articulación temporomandibular o con la acción involuntaria de empujar los dientes con la lengua.

¿Qué tipos de mordida abierta existen?

Podemos diferenciar entre:

  • Mordida abierta anterior: es la más común y se produce cuando los dientes frontales superiores e inferiores no tienen oclusión al cerrar la boca.
  • Mordida abierta posterior: en esta ocasión, los dientes que no contactan entre ellos son los posteriores o traseros.

Sea cual sea la causa y el tipo que mordida que presentemos, el primer paso para ponerle solución es visitar nuestra clínica dental. Nuestros odontólogos harán un estudio pormenorizado para saber qué tipo de tratamiento necesitas para volver a recuperar tu sonrisa.

En la mayoría de casos, el tratamiento de ortodoncia invisible es suficiente para alinear correctamente los dientes pero, en los casos más graves, puede ser necesaria la realización de una cirugía maxilofacial.

Si tienes cualquier duda o necesitas más información, te animamos a visitar cualquiera de nuestras clínicas en El Médano o el Puertito de Güímar.

¿Qué es la sobremordida?

La sobremordida es uno de los problemas de maloclusión dental que más se repite cada día. Se caracteriza porque los dientes superiores frontales sobresalen sobre los dientes inferiores y los cubren.

En la mayoría de ocasiones, se trata de un problema de oclusión tipo II, donde el maxilar tiene una posición adelantada respecto a la mandíbula.

Además, suele ser una condición hereditaria y transmitirse entre diferentes generaciones. En otras ocasiones, puede deberse a otros motivos como el uso de la chupa durante un tiempo prolongado o el mal hábito de chuparse el dedo.

La sobremordida puede presentar diversos grados, pero se considera profunda cuando los dientes superiores cubren, al menos, un tercio de los inferiores.

Consecuencias de la sobremordida

  • Apiñamiento en incisivos y/o caninos (colmillos) superiores.
  • Mayor probabilidad de sufrir una enfermedad periodontal por la dificultad para mantener una correcta higiene.
  • Mayor probabilidad de padecer caries debido al apiñamiento, que dificulta la higiene bucodental.
  • Mayor probabilidad de padecer bruxismo y desgastes en los dientes, por la tensión a la que se enfrenta la mandíbula.
  • Problemas estéticos: alteraciones en la cara, ya que se acorta.
  • Problemas asociados al habla, respiratorios o deficiencias de masticación.

¿Tiene tratamiento?

Con un buen tratamiento odontológico se puede corregir fácilmente. Una de las soluciones más comunes es la ortodoncia invisible cuyos alineadores a medida van modificando la posición de los dientes de una forma gradual.

Sin embargo, cuando la causa de la maloclusión es esquelética, es necesario recurrir la cirugía.

En cualquier caso, te recomendamos visitar cualquiera de nuestras clínicas dentales en una primera visita gratuita. Nuestros profesionales te asesorarán sobre las mejores soluciones para ti.