Entradas

Cepillo eléctrico vs. cepillo manual: ¿Cuál es mejor?

Seguramente te habrás hecho esta pregunta en más de una ocasión, por eso, desde DentalMep vamos a ayudarte a elegir tu próximo cepillo dental.

Es cierto que ambos cepillos pueden ser útiles para nuestra higiene dental si los utilizamos correctamente. Sin embargo, los cepillos eléctricos pueden ser incluso más eficaces.

Principales ventajas del cepillo eléctrico

Existen diversos factores que hacen que el cepillo eléctrico sea más beneficioso para nuestra salud bucodental:

  • Al ser eléctrico, el cepillado es más cómodo y, como consecuencia de ello, es normal que dure más tiempo que el tradicional al no cansarnos. En algunas ocasiones, los cepillos incorporan una señal sonora que nos avisa cuando se cumplen los 2 minutos de cepillado, que es lo recomendado.
  • No es necesario ejercer tanta presión para eliminar la placa. Además, al ejercer menos presión, se minimiza el riesgo de padecer abrasión dental.
  • Es una herramienta muy útil para los niños, ya que identifican ese momento con un juego. De esta forma, es mucho más fácil que cumplan la rutina de higiene.
  • Está demostrado que el cepillo eléctrico elimina más cantidad de placa que el manual.

Situaciones en las que es preferible el cepillo manual

A pesar de todas sus ventajas, hay determinadas ocasiones en las que se recomienda utilizar el clásico cepillo de dientes.

En primer lugar, después de realizarse una cirugía, cuando tenemos puntos de sutura o nos duele alguna parte de la boca. Si optamos por un cepillo de cerdas suaves conseguiremos un cepillado más cuidadoso y en el que podremos controlar la velocidad y la presión que ejercemos.

De igual forma, en el caso de las ortodoncias, también se recomienda utilizar un cepillo manual para evitar que la fuerza del cepillo eléctrico suelte algún alambre.

Si tienes dudas sobre tu rutina de higiene y necesitas asesoramiento, visita nuestras clínicas dentales de El Médano y el Puertito de Güímar y estaremos encantados de ayudarte.

¿Qué es la abrasión dental?

Cuando hablamos de abrasión dental hacemos referencia a la debilitación y el daño de parte del esmalte dental debido, generalmente, a una técnica incorrecta de higiene.

Se suele relacionar con el cepillado con demasiada fuerza o con la utilización de un cepillo de dientes que está provocando daños. Se deben evitar los cepillos de cerdas duras y optar por los que son suaves o medios.

Otras causas pueden ser la utilización de palillos para eliminar los restos de comida, o de cepillos interdentales en mal estado. También puede estar provocado por el uso inadecuado de la seda dental.

¿Cuáles son los síntomas de esta patología oral?

Los síntomas van surgiendo de forma lenta y progresiva, por lo que es difícil de diagnosticar en una etapa primaria.

Los síntomas más comunes de la abrasión dental son:

  • Sensibilidad dental al consumir alimentos muy fríos o muy calientes.
  • Retracción de las encías por el cepillado demasiado agresivo.
  • Aparición de grietas en el esmalte.
  • Cambio de color del esmalte de los dientes, pasando a adquirir un tono amarillento o incluso marrón si afecta a la dentina.

Tratamiento de la abrasión dental

Lo primero que hay que hacer, ante cualquier sospecha de tener el esmalte dañado, es acudir a un odontólogo que diagnostique la patología correspondiente.

En el caso de que se trate de abrasión dental, será este profesional el encargado de enseñarnos nuevas técnicas de cepillado que no hagan daño a nuestros dientes.

Hay que tener en cuenta que un cepillado agresivo no es sinónimo de un mejor cepillado ni de tener los dientes más limpios. Sus consecuencias pueden ser nefastas para nuestra boca por lo que, opta por cumplir estrictamente tu rutina de higiene bucal diaria y olvídate de la fuerza.

Seguidamente, se examinaran los daños causados y se buscará el mejor tratamiento para corregirlo, en función de la gravedad.

Pautas para una correcta higiene bucal

La placa dental es la película incolora y adherente que se forma por las bacterias que se pegan a la superficie de los dientes. Su presencia provoca la aparición de caries y enfermedades de las encías, como la gingivitis y la periodontitis, y contribuye a la caída de las piezas dentales.

Para eliminarla es fundamental llevar a cabo una buena higiene bucal. Sin embargo, lo que en un primer momento puede parecer una tarea fácil, la realidad es que se cometen muchos fallos a la hora de ejecutarla, ya sea en la forma de cepillarse los dientes, olvidándose de utilizar el hilo dental, etc.

Sigue estos pasos y asegúrate una buena higiene bucal

1. Cepíllate los dientes con movimientos cortos, suaves y elípticos durante al menos dos minutos. El cepillado debe incluir las encías, los dientes posteriores, la cara interna de las piezas dentales y la lengua.

Lo recomendable es cepillarse los dientes después de cada comida, es decir, unas tres veces al día. Además, se debe cambiar el cepillo o el cabezal cada tres meses como máximo para evitar posibles enfermedades.

2. Incluye la limpieza interdental en tu rutina. Con un cepillo tradicional es muy complicado llegar a eliminar los restos de comida del pequeño espacio de separación que existe entre los dientes. Por ese motivo, debes emplear un hilo dental o un cepillo especial, diseñado para esta finalidad.

3. Emplea un enjuague bucal para evitar la proliferación de bacterias en tu boca. Existen colutorios de uso diario y otros indicados para cuando tenemos un problema específico y que solo pueden utilizarse durante un corto periodo de tiempo. Consulta con tu dentista cuál debes utilizar antes de comenzar.

4. Acude periódicamente a tu clínica dental. A pesar de cumplir estrictamente con tu rutina de higiene, es necesario visitar la consulta dos veces al año, como mínimo.

La acumulación de la placa puede derivar en la aparición de sarro, que favorece la aparición de enfermedades en los dientes y en las encías y contribuye a la decoloración de los dientes. Este sarro solo puede ser eliminado por un dentista o higienista bucodental, por eso, debes acudir periódicamente a una revisión.

Si tienes dudas sobre cómo realizar la limpieza de tu boca, visita nuestra clínica dental y te ayudaremos a resolver todas tus preguntas. ¡Te esperamos!