Entradas

Ventajas de la ortodoncia invisible

La ortodoncia es el tratamiento que se utiliza para alinear correctamente los dientes, recuperar la sonrisa y devolver la estética a la boca. Existen diversos tipos pero, en los últimos años, se ha popularizado el uso de la ortodoncia invisible.

Razones para usar ortodoncia invisible

La razón principal es su apariencia prácticamente imperceptible, lo que permite que la boca luzca una imagen estética mientras dura el tratamiento, a diferencia de los brackets metálicos tradicionales. Esto es posible gracias a una tecnología de aligners transparentes diseñados exclusivamente para cada paciente.

Sin embargo, los beneficios de la ortodoncia invisible van mucho más allá. Desde un primer momento puedes ver una recreación real de cómo quedará tu boca y cuál es tu plan de tratamiento.

El hecho de que sea removible permite que se pueda extraer en los momentos que lo necesitemos, por ejemplo a la hora de practicar determinados deportes, comer o cumplir con la rutina de higiene. Pese a esto, lo recomendable es llevarla puesta el máximo tiempo posible.

Otra de sus ventajas es su facilidad de limpieza, ya que tan solo hay que cepillarla cada vez que nos la quitemos con un cepillo, agua tibia y jabón. También es recomendable utilizar una pastilla especial para limpiar prótesis y diluirla en un vaso con agua junto a las férulas una o dos veces por semana.

Por otro lado, el hecho de que los aligners estén diseñados a medida para cada paciente garantiza el éxito del tratamiento y también su comodidad. No provoca molestias ni en la boca ni en la encía.

Los alineados se cambian cada dos semanas aproximadamente, a medida que los dientes se van moviendo de forma gradual.

Al igual que en el resto de tratamientos, su efectividad requiere de la máxima colaboración del paciente para conseguir los resultados deseados en el tiempo establecido. Es fundamental acudir a las citas con el odontólogo para comprobar la buena marcha del tratamiento y posibles modificaciones que haya que realizar.

En DentalMep, somos referentes en ortodoncia invisible en Tenerife. Si estás pensado en recuperar tu mejor sonrisa, te esperamos en nuestras clínicas de El Médano y el Puertito de Güímar.

La mordida abierta: ¿Qué es y cuáles son sus causas?

La mordida abierta es una de las responsables del mal alineamiento de los dientes cuando las mandíbulas están cerradas. Se trata de una maloclusión muy común entre la población que provoca, además de un impacto estético negativo en la sonrisa, problemas para masticar, hablar o incluso problemas respiratorios.

¿En qué consiste?

Se produce cuando una o más piezas dentales superiores no entran en contacto con las inferiores y, por tanto, jamás se puede cerrar la boca por completo. Como consecuencia, existe un espacio visible entre las mandíbulas.

La mordida abierta puede surgir por varios motivos pero, principalmente, está relacionada con malos hábitos durante la infancia como la succión del pulgar o el uso de la chupa durante un tiempo prolongado.

En otras ocasiones sus causas son distintas y tienen que ver con la genética, con problemas de la articulación temporomandibular o con la acción involuntaria de empujar los dientes con la lengua.

¿Qué tipos de mordida abierta existen?

Podemos diferenciar entre:

  • Mordida abierta anterior: es la más común y se produce cuando los dientes frontales superiores e inferiores no tienen oclusión al cerrar la boca.
  • Mordida abierta posterior: en esta ocasión, los dientes que no contactan entre ellos son los posteriores o traseros.

Sea cual sea la causa y el tipo que mordida que presentemos, el primer paso para ponerle solución es visitar nuestra clínica dental. Nuestros odontólogos harán un estudio pormenorizado para saber qué tipo de tratamiento necesitas para volver a recuperar tu sonrisa.

En la mayoría de casos, el tratamiento de ortodoncia invisible es suficiente para alinear correctamente los dientes pero, en los casos más graves, puede ser necesaria la realización de una cirugía maxilofacial.

Si tienes cualquier duda o necesitas más información, te animamos a visitar cualquiera de nuestras clínicas en El Médano o el Puertito de Güímar.

¿Qué es la sobremordida?

La sobremordida es uno de los problemas de maloclusión dental que más se repite cada día. Se caracteriza porque los dientes superiores frontales sobresalen sobre los dientes inferiores y los cubren.

En la mayoría de ocasiones, se trata de un problema de oclusión tipo II, donde el maxilar tiene una posición adelantada respecto a la mandíbula.

Además, suele ser una condición hereditaria y transmitirse entre diferentes generaciones. En otras ocasiones, puede deberse a otros motivos como el uso de la chupa durante un tiempo prolongado o el mal hábito de chuparse el dedo.

La sobremordida puede presentar diversos grados, pero se considera profunda cuando los dientes superiores cubren, al menos, un tercio de los inferiores.

Consecuencias de la sobremordida

  • Apiñamiento en incisivos y/o caninos (colmillos) superiores.
  • Mayor probabilidad de sufrir una enfermedad periodontal por la dificultad para mantener una correcta higiene.
  • Mayor probabilidad de padecer caries debido al apiñamiento, que dificulta la higiene bucodental.
  • Mayor probabilidad de padecer bruxismo y desgastes en los dientes, por la tensión a la que se enfrenta la mandíbula.
  • Problemas estéticos: alteraciones en la cara, ya que se acorta.
  • Problemas asociados al habla, respiratorios o deficiencias de masticación.

¿Tiene tratamiento?

Con un buen tratamiento odontológico se puede corregir fácilmente. Una de las soluciones más comunes es la ortodoncia invisible cuyos alineadores a medida van modificando la posición de los dientes de una forma gradual.

Sin embargo, cuando la causa de la maloclusión es esquelética, es necesario recurrir la cirugía.

En cualquier caso, te recomendamos visitar cualquiera de nuestras clínicas dentales en una primera visita gratuita. Nuestros profesionales te asesorarán sobre las mejores soluciones para ti.

¿Qué es el flúor dental?

El flúor es un micro mineral que juega un factor determinante en la formación de los huesos y también en el esmalte dental. En concreto, el flúor se concentra en los huesos y ayuda a fortalecer y endurecer el esmalte dental, tanto en aquellos dientes que ya han salido como en los que aún no.

Nos protege del desarrollo de algunas enfermedades relacionadas con los dientes y la boca. Fundamentalmente, lo que hace es proteger los dientes de las bacterias que pueden aparecer en la boca.

¿Dónde está presente?

El flúor está presente y podemos obtenerlo de diversas formas, ya sea por medio de un vaso de agua, por alimentos como el pescado, hortalizas o carnes, o con el empleo de pastas de dientes que incluyen este elemento.

En este último caso, lo que llevan son derivados como fluoruro de sodio, fluoruro estannoso o fluorofosfato sódico que lo que hacen es ayudar a  remineralizar el esmalte y, de esta forma, se reduce el riesgo de aparición de caries.

Ventajas del flúor dental

Además de su acción contra las caries, el flúor actúa en los procesos de desmineralización y remineralización que naturalmente tienen lugar en la boca.

Así, es normal que después de las comidas se produzcan ácidos que provocan la desmineralización, es decir, la disolución del calcio y el fosforo que se encuentran bajo la estructura dental. En otras ocasiones, es la saliva la que favorece la reposición del calcio y el fósforo y la fortaleza de los dientes.

Si el flúor está en este proceso de remineralización, el resultado serán unos minerales más duros y que ayudan a los dientes a evitar la disolución en los siguientes episodios de desmineralización.

En DentalMep te ofrecemos siempre los mejores cuidados para tu salud bucodental. Si quieres saber si sufres un déficit o una sobreexposicion al flúor, visita nuestras clínicas dentales y te asesoraremos.

La sequedad bucal o xerostomía en las personas mayores

El 1 de octubre se celebra el Día Internacional de las Personas Mayores y en DentalMep queremos dedicar nuestro post a hablar sobre una de las patologías que más sufre este colectivo: la sequedad bucal o xerostomía.

Se trata de un trastorno por el cual las glándulas salivales de la boca no producen la suficiente saliva necesaria para mantener la boca húmeda. En general, hay dos factores que favorecen que este síndrome aparezca con mayor frecuencia en las personas mayores de 60 años:

  • Por un lado, debido al propio envejecimiento, que provoca un cambio en la composición de la saliva que afecta a las glándulas salivales y su producción de saliva.
  • Por otro, por el aumento de la toma de determinados medicamentos o tratamientos que favorecen la sequedad bucal, como los antidepresivos, los analgésicos o los destinados a las personas hipertensas.

¿Cómo se identifica?

Existen una serie de signos y síntomas que te advertirán de que algo no va bien en tu boca:

  • Sequedad o una sensación de viscosidad en la boca
  • Saliva espesa
  • Mal aliento
  • Dificultad para masticar, hablar y tragar
  • Dolor de garganta o garganta seca. También es común tener la lengua seca o con surcos
  • Alteración del sentido del gusto

Consecuencias de la sequedad bucal

Entre las principales consecuencias de la sequedad bucal, se encuentra la irritación de los tejidos blancos en la boca, que puede llevar a la aparición de infecciones.

De igual forma, recordemos que la saliva es uno de los agentes anticaries más potente de nuestro organismo. Si no existe la suficiente saliva para lubricar la boca, eliminar los restos de alimentos y neutralizar los ácidos generados por la placa, habrá una mayor exposición a las caries y cualquier otro problema bucodental.

Si piensas que puedes sufrir xerostomía, te animamos a hacer una primera visita gratuita a nuestra clínica. Nuestros profesionales evaluarán tu estado y te darán un diagnóstico sobre tu problema. ¡Te esperamos!

Diastema o dientes separados

Un diastema es lo que se conoce popularmente como “tener los dientes separados”. Aunque puede aparecer en medio de cualquiera de los dientes, es común que aparezca entre los dos dientes delanteros superiores.

Las causas por las que surgen pueden ser muy variadas, ya sea por una diferencia en el tamaño de los dientes, la ausencia de alguno o el gran tamaño del frenillo labial, es decir, el tejido que va desde el interior del labio a la encía.

Además, es común que surja en una edad temprana, cuando aún conservan los dientes de leche. En la mayoría de los casos, con el paso del tiempo y con el cambio a los dientes permanentes suele desaparecer por sí mismo.

En otros casos, el diastema continúa en la edad adulta y es ahí cuando será necesario visitar nuestra clínica dental para corregirlo.

¿Cómo se corrige el diastema?

Existen diferentes técnicas que nos ayudarán. Lo primero de todo será acudir a nuestras clínicas para que un profesional especializado pueda evaluar el estado de tu boca.

Entre los tratamientos más comunes, se encuentran: la ortodoncia, que con el movimiento paulatino de los dientes conseguirá cerrar los espacios; carillas dentales, unas finas láminas que recubren el diente y mejoran la sonrisa; o la utilización de coronas, puentes, o implantes.

Hay otras muchas personas que prefieren conservar esta separación entre los dientes pero, a pesar de que no entraña riesgos para la salud, si debemos tener en cuenta una serie de pautas para garantizar una buena salud bucodental:

  • Visitar al dentista periódicamente para comprobar que no hay indicios de padecer enfermedades de las encías.
  • Extremar la higiene bucal, ya que los restos de comida podrían almacenarse fácilmente en este espacio y provocar la aparición de caries.
  • Acudir a un especialista ante problemas de fonación o de mordida. Pueden dar lugar a dificultad para hablar o dolencias musculares.

La blancorexia: la peligrosa obsesión por tener los dientes cada vez más blancos

El ser humano puede tener diversas obsesiones y muchas de ellas están relacionadas con el cuidado personal y el aspecto físico. Hoy en DentalMep vamos a hablar sobre una de ellas, conocida como blancorexia.

El querer lucir una sonrisa bonita y brillante es algo común y no supone ningún problema. Sin embargo, en algunos casos, este interés alcanza límites que pueden ser obsesivos y peligrosos para nuestra salud.

¿Qué es la blancorexia?

Cada persona tiene un tono de esmalte dental diferente y esto es fruto, entre otras cuestiones, de la genética. Los tratamientos blanqueadores pueden ayudarnos a conseguir ese tono natural pero nunca dejará los dientes más blancos que ese color primario.

La blancorexia es la obsesión por lucir unos dientes extremadamente blancos. Las personas que padecen este trastorno consideran que sus dientes siempre son oscuros, a pesar de haberse realizado diversos tratamientos.

Como consecuencia, muchos terminan recurriendo a técnicas ajenas al control de los odontólogos y que pueden ser peligrosas para su salud, como por ejemplo alargar los tiempos de los tratamientos, recurrir a técnicas agresivas sin supervisión profesional o confiar en remedios y métodos “milagrosos” que anuncian por Internet.

Confía en un profesional para lucir unos dientes blancos y sanos

Antes de someterse a ningún tipo de tratamiento, es necesario visitar nuestra clínica dental para examinar el estado de tu boca. Será un profesional cualificado el que determine qué tipo de tratamiento es el más adecuado para tu boca según sus características.

De igual forma, será nuestro equipo el encargado de pautar la cantidad y los intervalos de tiempo en los que debe usarse el tratamiento elegido. Durante todo el proceso, se realizará un seguimiento para comprobar que todo marcha correctamente.

Las sustancias que se utilizan en los tratamientos para blanquear los dientes deben ser empleadas en unas proporciones y medidas determinadas para evitar que sean tóxicas para nuestro organismo. En el caso contrario, puede provocar irritación, hipersensibilidad o, incluso, el desgaste del esmalte dental.

Por estos motivos, si quieres blanquear tus dientes de una forma totalmente segura, visita nuestras clínicas DentalMep en El Médano o en el Puertito de Güímar y te ayudaremos a conseguirlo. ¡Estaremos encantados de recibirte!

Cuida tu salud bucodental en verano

En los meses de verano nuestros hábitos cambian con las vacaciones. Sin embargo, pese a ser un periodo de descanso, es necesario que conservemos las rutinas bucodentales para evitar cualquier riesgo. 

La época estival tiene sus ventajas, pero también sus desventajas desde el punto de vista de la salud bucodental. Las altas temperaturas, la disminución de la salivación, los cambios en los hábitos de higiene o en la alimentación pueden favorecer la aparición de bacterias en la boca y, con ellas, las caries o gingivitis.

Para evitarlo, es esencial que cumplamos estrictamente con nuestra rutina de higiene y cepillarnos los dientes, al menos tres veces al día.

Recomendaciones para mantener tu boca sana en vacaciones

  • Es importante llevar siempre con nosotros un pequeño kit de limpieza con cepillo de dientes, pasta, hilo dental y colutorio. De esta forma, nos aseguramos de no saltarnos ninguna limpieza aunque estemos fuera.
  • Beber mucha agua e hidrata tu cuerpo. Además de calmar la sed y de refrescarnos, nos ayudará a prevenir infecciones y a limpiar nuestra boca.
  • Limitar el consumo de bebidas azucaradas. Al igual que en cualquier otra época del año, si tenemos sed es mucho más sano elegir beber agua. Las bebidas azucaradas favorecen la aparición de las temidas caries.
  • Cuidado con los alimentos o bebidas muy fríos. Los cambios bruscos de temperatura pueden causar sensibilidad dental.
  • Elegir chicles sin azúcar. Si no podemos cepillarnos los dientes, los chicles ayudarán a segregar más saliva y a remover los restos de alimentos que se hayan podido quedar en la boca.
  • Protección frente al sol. No solo es importante proteger la espalda o los brazos, sino que los labios también pueden sufrir quemaduras y tener mayor predisposición a padecer enfermedades.
  • Solicitar cita previa para el regreso. Después de las vacaciones les recomendamos visitar nuestras clínicas dentales para comprobar que su boca está en perfecto estado.

¡Feliz verano!

 

 

 

Salud bucodental en pacientes con síndrome de Down

El 21 de marzo se celebra el Día Mundial del síndrome de Down, un trastorno genético que provoca que los afectados tengan 47 cromosomas en su cariotipo en lugar de 46.

Como consecuencia de esto, surgen problemas en el desarrollo del cerebro y el cuerpo del bebé. Una de las anomalías más común está relacionada con la morfología craneofacial y la boca, lo que afecta negativamente a su salud bucodental.

Lo normal es que tengan los maxilares superiores e inferiores y el paladar de un tamaño más pequeño que el resto. De igual forma, los dientes también pueden ser de menor tamaño (microdoncia) y es frecuente que falte alguna pieza dental (agenesia). Por su parte, la lengua, suele ser más grande en comparación al resto de la boca.

Otro de los problemas más frecuentes es el bruxismo, es decir, el hábito de rechinar los dientes y el consecuente desgaste de la dentadura que este genera.

En DentalMep cuidamos de la salud oral de todos nuestros pacientes. Por este motivo, queremos compartir las pautas básicas que deben tener los afectados para cuidar su salud bucodental y tener una buena salud en general.

Principales consejos para asegurar su salud oral

Los familiares y tutores juegan un papel fundamental en la salud bucodental de una persona con síndrome de Down. Serán los encargados de reforzar la importancia de una buena higiene dental desde que son pequeños, así como de concienciar de la necesidad de hacer visitas periódicas al dentista.

Además de estas pautas, desde DentalMep les hacemos otra serie de recomendaciones igual de importantes:

• Llevar una dieta sana y equilibrada para conseguir todos los nutrientes necesarios. Deben huir de los azúcares refinados.
Fortalecer el esmalte dental. Se puede hacer a partir del flúor tópico por lo que se debe visitar al dentista.
Controlar las caries. Deben detectarse y tratarse cuanto antes ya que las personas con síndrome de Down no tienen resistencia a ellas.
Seguir el tratamiento recomendado por un profesional para evitar la pérdida de dientes.
• Favorecer la respiración nasal. La mayoría de los afectados respiran por la boca, lo que favorece la aparición de enfermedades periodentales, sequedad bucal e infecciones.

Masticar chicle, ¿bueno o malo para tu salud bucodental?

Existe una creencia de que el chicle es malo para la salud bucodental ya que se asocia a otras golosinas con gran contenido de azúcar. Pero lejos de la realidad, el chicle no solo no es malo para nuestra boca (en su justa medida) sino que puede llegar a ser beneficioso.

Para refrescar el aliento, para quitar el mal sabor de boca, para liberar tensión…el chicle tiene usos muy diversos y, entre ellos, encontramos que es un buen aliado para la salud bucodental.

Beneficios de masticar chicle

En primer lugar, es muy importante que se elija siempre un chicle sin azúcar. De lo contrario contribuiremos a la aparición de caries.

La masticación es capaz de favorecer la segregación de saliva y, con ella, la eliminación de gran parte de las bacterias que se acumulan en la boca después de cada comida. Se disminuye el riesgo de padecer placa bacteriana.

De igual forma destaca su alta cantidad de un edulcorante natural denominado xylitol, que junto a la saliva, también actúa como agente antibacteriano.

Otro de sus beneficios es su capacidad para regular la acidez bucal.

Principales inconvenientes

A pesar de que tiene muchas ventajas, su abuso también puede tener consecuencias negativas:

  • Se puede producir una sobrecarga muscular al hacer trabajar constantemente a un musculo que no está preparado para tanta actividad.
  • Ya sea por el exceso, por un movimiento poco natural o por hacerlo con demasiada fuerza, masticar chicle puede afectar al cierre de la boca (oclusión dental) y desgastar las articulaciones temporomandibulares.
  • Puede afectar al sistema digestivo. El estómago se confunde y piensa que está ingiriendo alimentos cuando solo estamos masticando chicle.

En definitiva, masticar chicle tiene sus ventajas siempre y cuando lo hagamos de una forma razonada. Asimismo, hay que resaltar que no es un sustituto de nuestra rutina de higiene y jamás debe sustituir el cepillado.

Si tienes cualquier duda sobre qué tipo de alimentos son beneficiosos o perjudiciales para tu salud bucodental, en DentalMep estaremos encantados de ayudarte.