¿Qué es la hiperplasia gingival?

La hiperplasia gingival o agrandamiento gingival hace referencia al aumento del tamaño de las encías, en concreto de la encía queratinizada.

Existen dos tipos de hiperplasia gingival, inflamatoria o no inflamatoria. En el primer caso suele estar asociado a la placa bacteriana, mientras que el segundo se asocia a una causa hereditaria, a cambios hormonales o a la toma de determinados medicamentos. Los fármacos antiepilépticos, los antagonistas de calcio, los inmunosupresores e incluso determinados anticonceptivos orales pueden favorecer su aparición.

¿Cuáles son sus síntomas?

El más evidente es la inflamación de las encías, lo que provoca su aumento de tamaño hasta el punto de llegar a cubrir los dientes en algunos casos.

Además, también se puede experimentar dolor y sangrado debido a la inflamación.

¿Hay algún tratamiento para la hiperplasia gingival?

En primer lugar, te recomendamos acudir cuanto antes a cualquiera de nuestras clínicas dentales para hacer un examen completo y detallado de la cavidad oral. De esta forma, podremos determinar sus causas exactas y administrarte un tratamiento adecuado.

Cuando la inflamación corresponde con la toma de un medicamento, lo más habitual es que desaparezca al dejar de tomarlo o al sustituirlo por otro.

En algunas ocasiones, si únicamente es inflamatoria, se puede tratar con procedimientos locales y una higiene bucodental minuciosa y detallada. En otras será necesario recurrir a una cirugía denominada alargamiento coronario. Un profesional especializado eliminará la zona de encía agrandada mediante una pequeña intervención.

Una vez conseguimos solucionar el problema, es aconsejable realizarse un seguimiento periódico para asegurarnos de que no vuelva a aparecer. En DentalMep estamos especializados en todo tipo de problemas en tu boca, visítanos y presume de una boca sana.

 

Lo que debes saber sobre el embarazo y salud bucodental

El embarazo es una época de cambios fisiológicos y hormonales en nuestro cuerpo y también de cambios en nuestra boca. Durante esos meses prestamos mucha atención a los alimentos que consumimos, a no realizar actividades que puedan perjudicar el feto pero, sin embargo, nos olvidamos de cuidar la salud bucodental.

El principal cambio desde el punto de vista oral está relacionado con la mayor probabilidad de padecer gingivitis por la acción de las hormonas gestáneas. La gingivitis es una afección que inflama las encías y puede provocar su sangrado. Suele aparecer entre el tercer y el octavo mes de gestación y, si no se acude a la clínica dental, la inflamación empeorará con el paso de los meses.

Asimismo, también es posible que se desarrolle lo que se conoce como “tumor de embarazo” o “granuloma de embarazo”. Se trata de un tumor benigno que aparece y crece en una zona con gingivitis debido a la mala higiene bucodental.

De igual forma, existen diversos estudios que han demostrado que las mujeres embarazadas que tienen enfermedad periodontal tienen mayor riesgo de tener partos prematuros, con bebes pequeños y de bajo peso.

Consejos bucodentales para las mujeres embarazadas

Lo primordial es mantener una buena higiene bucodental que evite la aparición de enfermedades asociadas a la placa bacteriana.

Los vómitos o las dificultades del embarazo pueden relegar la higiene bucodental a un segundo plano, sin embargo es importante recordar que se debe continuar con la misma rutina de higiene.

Otra cuestión fundamental es llevar una dieta sana y equilibrada. Limita los dulces más cariogénicos e incluye las frutas, las verduras, los productos lácteos y ricos en proteínas, calcio, fósforo y vitaminas A, D y E. También deberás limitar el consumo de alimentos azucarados para evitar la creación de caries.

Finalmente, te recomendamos que visites nuestras clínicas dentales cada 3 meses, aproximadamente, para hacer una revisión de tu boca. Nuestros profesionales especializados comprobarán que todo está marchando correctamente.