Salud bucodental en pacientes con síndrome de Down

El 21 de marzo se celebra el Día Mundial del síndrome de Down, un trastorno genético que provoca que los afectados tengan 47 cromosomas en su cariotipo en lugar de 46.

Como consecuencia de esto, surgen problemas en el desarrollo del cerebro y el cuerpo del bebé. Una de las anomalías más común está relacionada con la morfología craneofacial y la boca, lo que afecta negativamente a su salud bucodental.

Lo normal es que tengan los maxilares superiores e inferiores y el paladar de un tamaño más pequeño que el resto. De igual forma, los dientes también pueden ser de menor tamaño (microdoncia) y es frecuente que falte alguna pieza dental (agenesia). Por su parte, la lengua, suele ser más grande en comparación al resto de la boca.

Otro de los problemas más frecuentes es el bruxismo, es decir, el hábito de rechinar los dientes y el consecuente desgaste de la dentadura que este genera.

En DentalMep cuidamos de la salud oral de todos nuestros pacientes. Por este motivo, queremos compartir las pautas básicas que deben tener los afectados para cuidar su salud bucodental y tener una buena salud en general.

Principales consejos para asegurar su salud oral

Los familiares y tutores juegan un papel fundamental en la salud bucodental de una persona con síndrome de Down. Serán los encargados de reforzar la importancia de una buena higiene dental desde que son pequeños, así como de concienciar de la necesidad de hacer visitas periódicas al dentista.

Además de estas pautas, desde DentalMep les hacemos otra serie de recomendaciones igual de importantes:

• Llevar una dieta sana y equilibrada para conseguir todos los nutrientes necesarios. Deben huir de los azúcares refinados.
Fortalecer el esmalte dental. Se puede hacer a partir del flúor tópico por lo que se debe visitar al dentista.
Controlar las caries. Deben detectarse y tratarse cuanto antes ya que las personas con síndrome de Down no tienen resistencia a ellas.
Seguir el tratamiento recomendado por un profesional para evitar la pérdida de dientes.
• Favorecer la respiración nasal. La mayoría de los afectados respiran por la boca, lo que favorece la aparición de enfermedades periodentales, sequedad bucal e infecciones.

Masticar chicle, ¿bueno o malo para tu salud bucodental?

Existe una creencia de que el chicle es malo para la salud bucodental ya que se asocia a otras golosinas con gran contenido de azúcar. Pero lejos de la realidad, el chicle no solo no es malo para nuestra boca (en su justa medida) sino que puede llegar a ser beneficioso.

Para refrescar el aliento, para quitar el mal sabor de boca, para liberar tensión…el chicle tiene usos muy diversos y, entre ellos, encontramos que es un buen aliado para la salud bucodental.

Beneficios de masticar chicle

En primer lugar, es muy importante que se elija siempre un chicle sin azúcar. De lo contrario contribuiremos a la aparición de caries.

La masticación es capaz de favorecer la segregación de saliva y, con ella, la eliminación de gran parte de las bacterias que se acumulan en la boca después de cada comida. Se disminuye el riesgo de padecer placa bacteriana.

De igual forma destaca su alta cantidad de un edulcorante natural denominado xylitol, que junto a la saliva, también actúa como agente antibacteriano.

Otro de sus beneficios es su capacidad para regular la acidez bucal.

Principales inconvenientes

A pesar de que tiene muchas ventajas, su abuso también puede tener consecuencias negativas:

  • Se puede producir una sobrecarga muscular al hacer trabajar constantemente a un musculo que no está preparado para tanta actividad.
  • Ya sea por el exceso, por un movimiento poco natural o por hacerlo con demasiada fuerza, masticar chicle puede afectar al cierre de la boca (oclusión dental) y desgastar las articulaciones temporomandibulares.
  • Puede afectar al sistema digestivo. El estómago se confunde y piensa que está ingiriendo alimentos cuando solo estamos masticando chicle.

En definitiva, masticar chicle tiene sus ventajas siempre y cuando lo hagamos de una forma razonada. Asimismo, hay que resaltar que no es un sustituto de nuestra rutina de higiene y jamás debe sustituir el cepillado.

Si tienes cualquier duda sobre qué tipo de alimentos son beneficiosos o perjudiciales para tu salud bucodental, en DentalMep estaremos encantados de ayudarte.