La importancia de limpiar la lengua correctamente

En la rutina diaria del cepillado dental hay una gran olvidada: la lengua. Se trata de un músculo que realiza funciones esenciales de hidratación y digestión, además de permitirnos hablar, masticar y saborear los alimentos, entre otras.

En el caso de la salud bucodental, la lengua ayuda a controlar la presencia de bacterias no deseadas en la boca y, por tanto, evita la aparición de caries y enfermedades periodentales.
Además, es una gran aliada para combatir el mal aliento.

Claves para limpiar la lengua de forma adecuada

A la hora de cepillarnos los dientes debemos tener muy presente este músculo ya que su superficie, al ser irregular con relieves y hendiduras, puede almacenar restos de alimentos.
Asimismo, una buena limpieza de la lengua favorecerá tu sentido gustativo y te permitirá apreciar mejor cada sabor.

  • Hacer enjuagues de 2 minutos con agua templada para reblandecer la capa que la cubre.
  • Limpiarla dos veces al día, como mínimo, desde atrás hacia adelante.
  • Se puede utilizar un limpiador lingual específico o un cepillo de dientes diferente al que usamos habitualmente para el resto de la boca.
  • Emplear agua, pasta de dientes o colutorio. Consultar con un profesional qué tipo utilizar.

La lengua debe tener un color rosáceo y lucir con aspecto aterciopelado. Si tiene un color blanquecino, marrón, o amarillento y la superficie es lisa, puede ser síntoma de que algo no va bien en nuestro organismo.
Ante cualquier señal de alerta, te recomendamos acudir a DentalMep para realizarte una revisión. Nuestro equipo de profesionales especializado valorará tu estado y te dará todo el asesoramiento y la ayuda necesaria.

Cuidados dentales para el paladar hendido o labio leporino

El labio leporino y el paladar hendido son dos defectos de nacimiento que surgen durante la fase de gestación y provocan que el paladar y el labio no se unan correctamente.

En concreto, se crea una abertura en el labio superior que puede ir desde el labio a la nariz y causar importantes problemas: en la alimentación, el habla, la audición y en la correcta formación de la dentadura.

En el caso de la salud bucodental, el labio leporino y el paladar hendido pueden modificar el número, el tamaño, la forma y la posición de los dientes de leche y de los permanentes. Sobre todo, en aquellas piezas dentales que se encuentren más cerca de la abertura.

Principales cuidados bucodentales a seguir

En primer lugar se debe programar una cita con el odontólogo cuanto antes para que el profesional evalúe el estado del niño y pueda determinar su evolución con el paso del tiempo.

Los afectados por esta malformación deben extremar las medidas de higiene ya que son más propensos a desarrollar caries por la dificultad que tiene la limpieza, debido a la mala posición de los dientes. Asimismo, los estudios han demostrado que sus glándulas salivales generan un PH de la boca excesivamente ácido y un aumento de la comunidad bacteriana.

Para combatirlo, el cepillado debe comenzar desde que salgan los primeros dientes y se realizará con un cepillo pequeño de cerdas suaves.

El odontólogo le dará una serie de pautas y de consejos sobre cómo efectuar la limpieza y los padres serán los encargados de comprobar que se realiza correctamente.

Además de estos cuidados básicos, se recomienda llevar una dieta sana y equilibrada en la que esté presente una gran cantidad de nutrientes.

En DentalMep estamos especializados en Odontología Infantil y en los principales problemas dentales que surgen durante esta etapa. Visita nuestras clínicas dentales del Puertito de Güímar y El Médano y te ayudaremos para que tu hijo/a tenga una boca sana desde el primer día.