Caries interdentales

Las caries interdentales, también conocidas como caries interproximales, son aquellas que surgen entre los dientes, donde se acumula la placa bacteriana y el sarro, y generalmente afectan a los dos dientes entre los que se encuentran situadas.

Son más difíciles de detectar ya que no se ven a simple vista y pueden llegar a causar graves daños en nuestra salud bucodental.

¿Cuáles son los síntomas?

A pesar de que son difíciles de detectar, existen algunos síntomas que pueden ayudarnos a identificarlas. Estos síntomas pueden variar según el grado de profundidad de la caries y de las partes dentales afectadas:

  • Sensibilidad dental al frío, calor o los dulces: se trata de la etapa inicial y se va acentuando a medida que alcanza la pulpa dental.
  • Dolor: se experimenta cuando la caries ha ido más allá del esmalte del diente y ha alcanzado la dentina.
  • El hilo dental se rompe o se deshilacha al pasarlo entre los dientes afectados.

Consejos para prevenir las caries interdentales

La mejor forma de detectar las caries interdentales es mediante revisiones periódicas en tu dentista. Solo un profesional sabrá identificarla, valorar su grado de gravedad y aplicar el tratamiento más adecuado.

Además de esto, te recomendados que sigas una serie de sencillas pautas:

  • Cepíllate los dientes tres veces al día, todos los días. Así evitarás la formación de placa bacteriana y sarro en tu boca.
  • Emplea hilo dental o cepillos interdentales para las zonas de difícil acceso.
  • Limita el consumo de productos azucarados o ácidos, ya que son los alimentos preferidos de las bacterias responsables de las caries.
  • Evita hábitos pocos saludables como fumar o el consumo de alcohol porque afectan directamente a tu salud bucodental.

En DentalMep la primera visita y la primera radiografía son totalmente gratuitas. Pide cita en nuestras clínicas dentales de El Médano o el Puertito de Güímar y deja tu salud oral en las mejores manos.

Los efectos del verano en la salud bucodental

Con la llegada del verano son muchos los que se relajan y cambian su rutina de higiene dental por los viajes, los cambios de horarios, etc. Asimismo, durante esta época aumenta el consumo de bebidas azucaradas o alcohólicas, ambas factores de riesgo para nuestra salud bucodental.

Por estos motivos, durante esta época estival debemos prestar especial atención a nuestra boca para evitar la aparición de caries u otros problemas bucales.

Riesgos principales

Uno de los principales riesgos surge como consecuencia de modificar nuestra rutina de higiene. Si no nos cepillamos los dientes después de cada comida, las probabilidades de sufrir placa bacteriana aumentan.

Asimismo, el calor y la exposición solar hacen que la saliva disminuya y, con ello, su función anticaries.

Por otro lado, en estos meses también se multiplican los casos de sensibilidad dental por el consumo de alimentos y bebidas frías. Al tomarlas, aparece un molesto dolor conocido como hipersensibilidad dentinaria. Para evitarlo, basta con reducir el número de bebidas ácidas y, en el caso de tomarlas, cepillarse los dientes de forma suave cuanto antes. Además, existen diferentes pastas dentífricas en el mercado que son específicas para este tipo de problemas.

Otro de los problemas más frecuentes está relacionado con el cloro de las piscinas, que contiene elementos químicos que descomponen las proteínas de la saliva y favorece la aparición del sarro.

Consejos para cuidar tu boca en verano

  • Cuando vayas a comer fuera de casa, lleva siempre contigo un kit básico de limpieza dental. En el caso de que sea imposible, una opción puede ser masticar chicles sin azúcar y con xilitol.
  • Utiliza protector solar también en los labios. Al igual que el resto del cuerpo, pueden sufrir quemaduras y desarrollar enfermedades posteriores.
  • Modera el consumo de bebidas azucaradas o muy frías. Recuerda que la mejor opción para acabar con la sed es el agua, ya que equilibra el pH de la boca y elimina bacterias.