Cómo proteger tus dientes en el verano

Los dientes en verano suelen estar igual de susceptibles que el resto del año, pero debes tener especial cuidado en su salud.

Es muy normal que durante el verano y las vacaciones la mayoría de la gente descuide algunos de los hábitos saludables que suele llevar durante el resto del año. Una de las partes del cuerpo que más se suele descuidar y olvidar de limpiar son los dientes. Durante estos meses se come y bebe más de la cuenta por lo que hace falta una mayor higiene bucal para evitar que la suciedad se acumule en los dientes y los mismos se estropeen en exceso provocando la aparición de las posibles caries. Para que esto no ocurra, toma buena nota porque acto seguido te daré una serie de consejos y pautas con los que tener unos dientes en perfecto estado y totalmente sanos.

Acudir al dentista

Antes de irte de vacaciones, es importante que acudas al dentista para realizar una buena revisión de la zona de la boca y evitar alguna que otra sorpresa desagradable durante los meses de verano. Una buena limpieza de los dientes te permitirá disfrutar tranquilamente durante todo el período vacacional y tener la tranquilidad de que los dientes están sanos.

No te olvides de la higiene bucal

El cepillado diario es esencial a la hora de tener unos dientes perfectamente limpios, sanos y sin nada de suciedad. Aunque te encuentres de vacaciones y olvides un poco tus rutinas diarias es esencial llevar una buena higiene bucal para evitar en todo momento la formación de caries y la acumulación de suciedad entre los dientes.

Seguir una buena alimentación

Es muy normal que durante las vacaciones y el verano se tomen muchos más alimentos ricos en azúcar que pueden pasar factura a los dientes. Es importante por ello que no abuses de alimentos tan dañinos para la salud de los dientes como los helados o los refrescos y optes por tomar mucha más fruta y verduras. De esta forma cuidarás tu línea y tendrás los dientes en perfecto estado y sanos sin temor a que se puedan formar caries y otra serie de problemas en los mismos dientes.

Cuidado con las piscinas

El agua que hay en las piscinas está tratada con cloro, una sustancia realmente dañina para la salud de los dientes ya que provoca que aparezcan manchas en los mismos. Para evitar que los dientes se manchen más de la cuenta mientras disfrutas de la piscina, puedes ponerte en los mismos un poco de flúor y evitar de esta forma la aparición de las temidas manchas. Si eres socorrista y trabajas muchas horas en la piscina, puedes optar por usar un protector bucal que te permita tener los dientes en perfecto estado y evitar que se estropeen en exceso.

Deportes acuáticos

Hay una serie de deportes acuáticos que se practican mucho durante los meses de verano como es el caso del buceo o el snorkel. Aunque no lo creas y no lo sepas, este tipo de actividades pueden perjudicar la salud bucal y dental por lo que hay que seguir una serie de pautas para tenerlos en el mejor estado posible. La presión del agua puede provocar serios problemas en la mandíbula que se puede agravar en el caso de tener encías en mal estado o caries en los propios dientes.

Estos son una serie de consejos muy prácticos y sencillos que debes tener en cuenta a la hora de cuidar tus dientes durante el verano y evitar que se dañen en exceso. Una buena higiene bucal es esencial para tenerlos en perfecto estado y presumir de los mismos durante todo la estación del verano. Espero que sigas estos hábitos que te permitirán tener unos dientes sanos una vez que terminen las vacaciones de verano.

Fuente: Bekia Salud

Sensibilidad dental

¿Cuáles son las causas de la hipersensibilidad dentinaria?

Este dolor se produce por la exposición de la dentina a bebidas o alimentos fríos, calientes, dulces, ácidos o incluso por el contacto físico. Alrededor del 15% de las personas adultas padecen sensibilidad dental, la cual suele manifestarse entre los 18 y los 40 años debido a la falta de protección de esmalte dental, encías y cemento radicular.

¿Qué factores la provocan?

  • Ácidos provenientes tanto de alimentos como de bebidas.
  • Cepillado demasiado intenso.
  • Bacterias producidas por la ingesta excesiva de azúcar.

Tratamiento odontológico

Si esta patología no es tratada puede producir gingivitis, caries o periodontitis, por lo que es de vital importancia corregirla a través de estos tratamientos:

  • La exposición de la dentina se debe a una abertura en el diente, por lo que una solución clínica frecuente es la aplicación de flúor en las áreas expuestas.
  • Un agente adhesivo es un material que puede utilizarse para reparar la superficie de la dentina y así corregir la sensibilidad.
  • Suministrar flúor a través de una férula durante pocos segundos en tu clínica.

Cuidado en el hogar

La prevención de la sensibilidad dental en el hogar es tan importante como el propio tratamiento. Estas medidas incluyen:

  • Uso de un cepillo de filamentos suaves.
  • Reducción de alimentos y bebidas ácidas en la dieta.
  • Utilización de pastas de dientes ricas en flúor.
  • Un cepillado correcto.
  • Utilizar cremas especializadas para combatir la sensibilidad.

Solo un dentista puede confirmar que tienes hipersensibilidad dental. Él te indicará cómo minimizar la exposición de la dentina, cuidar tus dientes sensibles y aliviar las posibles molestias, realizando algunos cambios sencillos tanto en tu rutina diaria de higiene bucodental como en tus hábitos alimenticios.

Fuente: INSTITUTOS ODONTOLÓGICOS